El 21 de mayo se celebra el Día Internacional del Té con el objetivo de favorecer la producción y el consumo del té en el mundo y aumentar la conciencia sobre la importancia de esta planta para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo.

El té es la bebida más consumida del mundo, después del agua. La producción y elaboración de té constituye una fuente esencial de sustento para millones de familias de países en desarrollo y es el principal medio de subsistencia de millones de familias pobres de varios países menos adelantados.

La industria del té es la principal fuente de renta e ingresos de exportación para algunos de los países más pobres y, al ser un sector con un elevado coeficiente de mano de obra, genera puestos de trabajo, en especial en zonas remotas y desfavorecidas desde el punto de vista económico. Asimismo, el té puede desempeñar un papel significativo en el desarrollo rural, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria en los países en desarrollo, al ser uno de los cultivos comerciales más importantes.

El consumo de té puede aportar beneficios para la salud y el bienestar. Juega, además, un importante papel en la cultura de muchas sociedades.

Beneficios que genera el consumo de té para tu salud

Posee antioxidantes: Lo que ayuda a retrasar el envejecimiento de las células y mantener los niveles saludables de radicales libres en el cuerpo.

Ayuda a la buena circulación: Lo que evita que las personas que lo consumen sufran de problemas cardíacos o enfermedades cardiovasculares.

Ayuda a regular el déficit de hierro: Por lo cual termina siendo uno de los métodos naturales más efectivos contra la anemia.

Ayuda al sistema inmunológico: Dado que tiene grandes cantidades de flavonoides y vitamina H, que refuerza nuestro cuerpo para luchar contra las enfermedades.

Es altamente diurético: Permitiendo así que nuestro cuerpo se libere de toxinas y se depure de forma regular.