Cada vez aumenta más la expectativa de garantizar la seguridad alimentaria y mejorar la sostenibilidad de la producción de alimentos, todo esto para aprovechar todos los nutrientes para la salud sin dañar el medioambiente.

En esta nueva forma de vida se combina la sabiduría antigua con las técnicas modernas. Apostarle a la alimentación saludable, reemplazando la comida "chatarra" por verduras, frutas, hortalizas y mariscos que son cosechados localmente.

Para consumir más frutas y vegetales libres de agroquímicos te aconsejamos lavarlas con abundante agua. Asimismo, puedes cepillar productos con corteza firme como melones y papas; frotar los productos blandos como las uvas mientras los mantiene bajo el chorro de agua para eliminar los residuos; y colocar frutas y verduras frágiles como frutos rojos en un colador y girarlo mientras se rocía suavemente con agua.

También es importante, variar en nuestros platillos. Que en cada tiempo de comida consumamos las bondades de la naturaleza que nos aportan los vegetales y las frutas, mientras más colores, mejor. Evita comprar estos productos naturales en empaques artificiales, puedes recorrer los mercados y ferias prefiriendo la frescura.

Por otro lado, reduce el consumo de procesados pues generan más desperdicios como plásticos no biodegradables.