Celebrar a los muertos es más que una tradición, es la forma en que conectamos con nuestra espiritualidad. La festividad mexicana y la estadounidense han coexistido y vale la pena hablar sobre esa fusión: supersticiones muy mexicanas sobre Halloween y Día de Muertos.

Una superstición es una creencia que, aunque podría no tener fundamento racional, es aceptada por muchos y se relaciona con la forma en la que determinados hechos proporcionan buena o mala suerte.

Se trata de una convicción que, junto a mitos y leyendas, constituyen una forma de vida y es, también, una forma de unir a la familia, a los amigos y a los vecinos año tras año.

5 supersticiones muy mexicanas sobre Halloween y Día de Muertos

El gato negro, por ejemplo, ha sido asociado simbólicamente a la brujería y el mal. Tanto así que la llegada del mes de octubre es casi una sentencia de muerte para los gatos negros, pues mueren en todo tipo de rituales que se celebran con motivo del día de los Muertos.

Pero también hay otras supersticiones inofensivas y muy interesantes:

La presencia de murciélagos. Las creencias dictan que si un murciélago vuela en tu casa la noche de Halloween, el 31 de octubre, significa que la casa está encantada, que tu hogar ha sido embrujado.

Los muertos vuelven a casa. Se cree que las almas de quienes fallecieron regresan a sus hogares, pero se dice también que se puede comprobar cuando en la ofrenda de Día de Muertos hay algunas migas o menos agua.

No todos son bienvenidos. La tradición dicta que a los que tuvieron la mala fortuna de morir un mes antes de la celebración no se les pone ofrenda y es que se considera que no tuvieron tiempo de pedir permiso para acudir a la celebración.

La presencia de arañas. Y hablando de la visita de quienes se nos adelantaron, se dice que si ves una araña en casa entre el 29 de octubre y el 2 de noviembre puede ser el espíritu de un ser querido.

Para los que visitan el cementerio. Aunque se desconoce el origen de la creencia, se debe contener la respiración unos segundos al pisar un cementerio, pues, de lo contrario, se estaría soplando el espíritu de alguna persona que acaba de fallecer.

Explora tu espiritualidad y disfruta de estas fiestas con respecto a los vivos y a quienes ya se nos adelantaron.