Si eres de las personas que suele alaciar el cabello con plancha de calor o hacer algún peinado con secadora, necesitas leer cómo funciona un protector de calor para el cabello, que evitará que la fibra capilar esté expuesta a altas temperaturas y termine dañada. Estas son dos opciones de protectores caseros de calor que puedes hacer con ingredientes fáciles de conseguir y que te ayduarán a cuidar tu cabello.

Paso 1

Los protectores térmicos para el cabello pueden encontrarse en distintas presentaciones, pero lo más importante es aplicar un protector que refuerce el efecto del acondicionador, previo al peinado.

Paso 2

El aceite de aguacate es uno de los más resistentes al calor y además, su textura grasosa servirá para que el planchado del cabello sea más sencillo e incluso lo mantenga hidratado durante y después de someterlo a la secadora o plancha de cabello. Lo único que tienes que haces es mezclar 1/2 taza de agua destilada con 1/4 de aguacate y aplicar en tu cabello como una mascarilla protectora después de tu acondicionador o supliendo ese producto.

Paso 3

Otro protector de calor para el cabello que puedes hacer en casa, es este que tiene como base el aceite de coco, pero que va mezclado con agua mineral. Y es que no olvidemos que el agua mineral es lo que ayuda a limpiar, de alguna forma, el cabello de los restos de agua muy alcalina y lo protege del calor e incluso lo mantiene brillante.

Paso 4

En un recipiente o frasco con atomizador, mezcla una cucharada de coco con agua mineral suficiente y vitamina E. Revuelve perfectamente y rocía tu cabello con esta preparación antes de pasar la plancha o el cepillo de calor para peinar.