Para eliminar los puntos negros existen varios exfoliantes comerciales elaborados con sustancias aptas para la limpieza y el cuidado de los distintos tipos de piel. Su gran ventaja es que sus micropartículas no causan lesiones en la epidermis.

Por supuesto, también es posible optar por los exfoliantes caseros que se preparan con ingredientes como la harina de avena, la harina de garbanzos y la miel. ¿Te interesa conocer algunos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los puntos negros?

Los puntos negros (o comedones abiertos) son un problema estético que aparece como consecuencia de la obstrucción de los poros de la piel. Dicha obstrucción se presenta por la oxidación de las células.

La producción del sebo y la melanina, en especial en la zona de la nariz y la barbilla, bloquean los poros abiertos. Esto impide el drenaje de la glándula sebácea, la cual se ensucia y adquiere el característico color negro.

Una de las causas más comunes de su aparición es el uso de productos de limpieza y cuidado facial inadecuados. Así como también, el uso de maquillaje durante periodos de tiempo prolongados. No obstante, también hay que tener en cuenta factores como: los cambios hormonales y la alimentación.

Dado que no todas las personas tienen el mismo tipo de piel, es importante tener en cuenta que, para poder librarse de los puntos negros, lo mejor es acudir al dermatólogo y seguir sus pautas de tratamiento. No es recomendable probar remedios caseros sin su autorización, puesto que se podría sufrir reacciones adversas y empeorar el problema.

Los exfoliantes caseros para eliminar los puntos negros

Se suele afirmar que una exfoliación suave, de vez en cuando, puede ayudar a tener una piel más limpia y sana. Por ello, quienes tienen tendencia a tener comedones abiertos, se aplican preparaciones caseras, como las que vamos a comentarte a continuación.

Es importante aclarar que solo mediante la exfoliación no se van a obtener los resultados deseados. Hay que incluir esta práctica en una rutina de cuidado de la piel completa para poder apreciar verdaderos beneficios.

  1. Azúcar

El azúcar es una opción un poco más suave que la sal marina y según creencias populares, se puede usar en todo tipo de pieles. Por lo tanto, si tenemos el cutis muy delicado recomendamos combinar un poco de azúcar con un aceite vegetal (coco, almendra, oliva, etc.).

- Gracias al azúcar, será fácil remover la capa de células muertas, mientras que gracias al aceite, se nutrirá e hidratará la piel a profundidad, pero sin hacer que luzca oleosa.

- Por ende, al usar el exfoliante con el aceite conseguimos limpiar los puntos negros a la vez que nutrimos la piel a fondo.

  1. Avena

La avena es el exfoliante casero más adecuado para eliminar los puntos negros cuando la piel es muy sensible o delicada.

- Gracias a su contenido en mucílagos, este cereal crea una capa protectora e hidratante sobre la piel que la protege de cualquier agente externo.

- Además, la rugosidad de la avena es bastante suave, por lo que no corremos el riesgo de irritar o enrojecer la piel.

- Para usar la avena como exfoliante tendremos que molerla y mezclarla con agua. Obtendremos una pasta que, además de limpiar la piel, también podremos dejarla 15 minutos a modo de mascarilla.

  1. Tomate

Estos dos últimos exfoliantes naturales –tomate y piña– que presentamos no funcionan por su textura arenosa, sino más bien por su contenido en enzimas. Estas provocan una limpieza de la piel rápida y efectiva. Sería una opción para personas que apenas tengan puntos negros en la piel.

Según la sabiduría popular, el tomate es la opción más suave del exfoliante enzimático. Solamente deberemos pasar una rodaja por la cara y esperar unos minutos a que se seque. Después, nos lavaremos con abundante agua.