Qué hacer si a tu hijo no le gusta estudiar? Aquí tienes 5 consejos para hacer que le guste

Es completamente natural que haya materias que tus hijos no amen, sin embargo, si esto pasa con todas sus asignaturas, hay que poner manos a la obra y apoyarlos. Descubre qué hacer si tu hijo no quiere estudiar.

Vale la pena hacer un esfuerzo por reencauzar sus emociones pues, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México las personas que tienen un título universitario ganan el doble que quienes no lo consiguieron.

Sin embargo, ahora que atravesamos una pandemia por el nuevo coronavirus, sobrellevar la escuela a distancia puede ser una tarea agotadora para tus hijos. Hay distracciones, ausencia de pausas y un cambio de hábitos que impacta en los estados de ánimo.

¿Qué hacer si tu hijo no quiere estudiar?

Aunque la ciencia afirma que los verdaderos amigos te hacen bullying porque te quieren, esta también es una forma de acoso que puede ser la causa por la que tu hijo no quiere estudiar. Descarta esa posibilidad.

Si no es el caso, estas son solo algunas técnicas que te serán de gran utilidad para motivarlo:

No luches contra los dispositivos digitales, usa la tecnología a tu favor. Pierdes más tiempo tratando de que tu hijo deje de usar el celular que el que te tomaría descargarle apps educativas.

Crea una zona de estudio. Ya sea porque seguirán tomando clases a distancia o para hacer tareas, destinen y decoren una zona de la casa solo para estudiar. Involúcralos de principio a fin.

Establece una rutina. Les va mucho mejor cuando las tareas son habituales, predecibles y constantes. Así es como aprenden que hay normas y límites que respetar.

Enséñales que estudiar es divertido. Deja que escojan algunos lápices y colores que les gusten, muéstrales cómo priorizar sus tareas con algunos post-its. Acompáñalos siempre que te sea posible.

Tu actitud lo es todo. Gestiona tus emociones y no vuelques tu desesperación sobre ellos, porque entonces las relaciones entre padres e hijos se vuelven mucho más tensas. Mantén la calma.

Además, toma en cuenta que la causa por la que tu hijo está desmotivado puede ser los problemas familiares. Si tus hijos te están viendo pelear con tu pareja, están siendo significativamente afectados y por ahí hay que empezar.

Tus hijos no son ‘malos’ para la escuela, solo necesitan de un buen empujón.