Halloween es la fiesta favorita de muchos, los disfraces, el ambiente aterrador, los dulces y las tradiciones son parte del encanto, sin embargo, la mayoría de la gente no sabe la historia de esta festividad, pero si amas esta temporada o simplemente tienes curiosidad, hoy te contaremos qué es el Samhain, la oscura celebración celta de otoño que le dio origen a Halloween.

El frío, las noches más largas y la brillante luna son el marco perfecto para la fiesta, todo comenzó con los antiguos celtas, quienes aprovechaban la prosperidad y la tranquilidad de la temporada para conmemorar a sus muertos.

De acuerdo con las creencias celtas, había muy poca división entre el mundo espiritual y el terrenal, dando paso al Samhain, la fiesta de la cosecha en la que todos se reunían para recordar a sus muertos mientras los vivos disfrutaban de una auténtica fiesta entre alcohol, comida y bailes.

Samhain, la celebración celta de otoño que le dio origen a Halloween

Esta es la festividad celta más importante del periodo pagano en Europa hasta su conversión al cristianismo, se celebraba la noche entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre. También se le considera una celebración de transición ya que lo veían como el “Año Nuevo Celta”.

La tradición viene desde mucho antes del cristianismo, sin embargo, fue castigada por el clero europeo ya que lo veían como una ceremonia que se alejaba de la fe, invocaba espíritus malignos y que mortificaban a las almas de los muertos.

Pero nada más alejado a la verdad, en realidad ellos celebraban la cosecha, su transición y el inicio de la “temporada oscura del año”, haciendo alusión a la falta de luz, y esas fiestas las aprovechaban para recordar a sus muertos, a quienes todavía sentían muy cerca.

Un poco como el Día de Muertos en México, los celtas creían que durante el Samhain las barreras entre el mundo espiritual y el físico se rompen, dando paso a una mayor interacción entre las personas y el otro mundo.

Como muchas culturas antiguas, los celtas sacrificaban ganado para representar su compromiso con los habitantes del otro plano, además se encendía un disco de hierro que con la fricción se encendía en la noche para representar el sol.

… Y llega Halloween

A pesar de ser castigada por la iglesia, muchos cristianos adoptaron esta celebración y se convirtió en Halloween, comenzaron a usar máscaras y poco a poco se transformó en disfraces completos que ya no solo representaban a los espectros.

Con la llegada de los irlandeses al continente americano en el siglo XIX esta costumbre se propagó y atrás quedaron las vestimentas típicas de los rituales. Así fue como el Samhain, la oscura celebración celta de otoño le dio origen a Halloween

Aunque Irlanda es considerada como un país católico, muchos seguidores de movimientos religiosos neopaganos, como la wiccan y el druidismo siguen celebrando el Samhain.