Los granitos en el rostro e incluso las espinillas, suelen ser demasiado molestos e incluso se recomienda no apretarlos para no dejar marcas en la piel.

Por eso, te ayudamos a reducirlos y a que broten con facilidad, con esta sencilla mascarilla para pieles con tendencia a acné o a granitos muy enterrados. No olvidemos que todo remedio casero o mascarilla casera, requiere que hagas una prueba de sensibilidad en la mano o en el antebrazo, y así evitar irritaciones. Esta mascarilla casera para el acné está hecha a base de semillas y legumbres, que son ricas en vitaminas y propiedades que ayudarán a que la piel se vea más limpia.

Paso 1

Ingredientes para hacer una mascarilla casera para piel con tendencia a acné:

3 cucharadas de lentejas

3 cucharadas de habas secas

5 cucharadas de fenogreco

3 cucharadas de garbanzo

3 cucharadas de harina de arroz -fécula de maíz-

Agua de rosas o aloe vera -aceite de oliva si es que tienes piel sensible o muy seca-

Paso 2

Hacer mascarillas caseras no siempre tiene que ser con ingredientes frescos o frutas e incluso verduras; también pueden hacerse mascarillas para el rostro con semillas y algunas legumbres. Para esta mascarilla casera para pieles con tendencia a acné o a tener muchos granitos por ser pieles grasas o con poros muy abiertos, esta es una gran alternativa.

Paso 3

Lo único que necesitarás hacer es moler todas las lentejas, las habas, el fenogreco, el garbanzo y la harina de arroz o la fécula de maíz. Por una parte, el fenogreco es un tipo de planta que contiene calcio, hierro, magnesio, y vitaminas A, C, D, B12 y B6; mientras que el garbanzo es rico en potasio, fósforo y vitamina E.

Paso 4

Por lo tanto, podrás notar que mezclar todas estas semillas, convierten el polvo en un boost de nutrientes para el cuidado de la piel. Además, un ingrediente que poco se usa para eliminar granitos y reducir la inflamación de los mismos, son las habas, que ayudan a reducir espinillas y a que los granitos enterrados o puntos negros muy enterrados, broten con mayor facilidad.

Paso 5

Cuando tengas todos los ingredientes molidos y mezclados, reserva en un contenedor de vidrio con tapa hermética y te servirá para usarlo durante mucho tiempo, ya que el polvo es suficientemente rendidor. Lo único que tienes que hacer para aplicarlo, es combinar dos cucharadas del polvo con dos cucharadas de aloe vera o un poco de agua de rosas, hasta que se forme una pastita.

Si es que eres de piel seca o muy sensible, usa aceite de oliva o aloe vera, así será más sencillo formar la pastita y aplicarla en el rostro. Esta mascarilla para pieles con tendencia a acné o a tener muchos granitos, puede usarse hasta dos veces por semana.

Paso 6

Para retirar la mascarilla, te recomendamos usar una esponja suave para darle un efecto de exfoliación. Después enjuaga con abundante agua tibia y aplica crema humectante o algún tónico y un serum para hidratar.