Existe una forma natural de mejorar la salud de la piel y lucir más joven, y es incorporar a la dieta diaria una vitamina especial. Con propiedades antioxidantes, ayuda a proteger el cuerpo contra los radicales libres, y demostró que además de cuidar la piel brinda beneficios para el cabello y las uñas. 

Se trata de una vitamina esencial para la producción de colágeno, que es la proteína más abundante del cuerpo humano: está presente en pelo, piel, uñas, sistema digestivo, músculos, articulaciones, cartílagos, ligamentos, dientes, encías. 

También ayuda a proteger las células de la piel del daño causado por la luz ultravioleta del sol y brinda elasticidad.

Beneficios de la Vitamina E

El nutriente en cuestión que ayuda a lucir más joven es la vitamina E, una vitamina soluble en grasa que desempeña un papel importante en el mantenimiento de la salud de la piel, capaz de ayudar a reducir la aparición de arrugas y líneas finas.

Es clave para mantener una piel saludable, ya que ayuda a proteger la piel del daño causado por los radicales libres.

Justamente, los radicales libres son moléculas inestables que pueden dañar las células de la piel y son un factor importante que contribuye al proceso de envejecimiento de la piel.

Además de sus propiedades antienvejecimiento, la vitamina E también es importante para la salud del cabello, ya que ayuda a mantener fuertes sus tallos y evita que se rompan 

Por otro lado, ayuda a proteger las uñas del daño y las mantiene con un aspecto saludable.

Qué alimentos contienen vitamina E

La vitamina E se encuentra en una variedad de alimentos, incluidas las semillas y el aceite de girasol, nueces, aceite de maíz, espinaca, brócoli, kiwi, mango y verduras de hoja verde.

Por lo general, consumir alimentos ricos en esta vitamina suele resultar suficiente para mantener la salud de la piel.

El sebo, las secreciones grasosas producidas por las glándulas sebáceas, es la forma en que la vitamina E se transporta a la piel después de ser consumida por vía oral a través de alimentos o suplementos.

Problemas por deficiencia de vitamina E

Una deficiencia de vitamina E puede ocurrir en personas que tienen ciertas afecciones que afectan la absorción de grasa, como la enfermedad de Crohn, la fibrosis quística y la enfermedad hepática.

Otro caso es en bebés prematuros y personas que no pueden absorber la grasa adecuadamente.

Los síntomas de una deficiencia de vitamina E pueden incluir anemia, problemas nerviosos y problemas de visión.