NUEVA YORK.-Enero 3 del 2023.- (EFE).— Los adultos tienen cada vez más hábitos infantiles y las jugueteras llevan varios años sacando partido de esta tendencia, que se traduce en la compra de muñecos y juegos pensados originalmente para niños por personas mayores de edad, un factor que, junto a la inflación, mantiene a flote esta industria, según la web especializada CNBC.

Las compras de muñecos por adultos representan una cuarta parte de las ventas del sector, que mueve anualmente en torno a 9,000 millones de dólares y con el paso de los años ha desarrollado sus productos enfocándose también en el mercado adulto.

Según datos ofrecidos por la firma NPD, que incluye en esta categoría a personas mayores de 12 años, la venta de "juguetes robados" por los adultos lleva 10 años en aumento, pero con la pandemia se ha acelerado.

La web apunta que, mientras los juegos en general, sobre todo los de mesa y los rompecabezas, experimentaron incrementos en la pandemia, en los nueve primeros meses de 2022 las ventas se redujeron un 3%, aunque la inflación contribuyó a compensar este descenso.

La publicación explica que esos adultos suelen gastar más en juguetes y sus aficiones se centran, sobre todo, en los dibujos animados, los superhéroes y los coleccionables que les recuerdan su infancia. Compran juguetes de películas y cómics de acción, productos de Lego y muñecas que, tradicionalmente, se han considerado como artículos para niños.

"La definición de la edad adulta definitivamente ha evolucionado", apunta Jeremy Padawer, directivo de la compañía Jazwares, citado por CNBC.

Según Padawer, ser un adulto antes significaba ser un integrante serio de la sociedad y, para ello, había que demostrarlo intelectual y emocionalmente: "Pero ahora nos sentimos mucho más libres para expresar lo fans que somos de alguna cosa como parte de nuestra madurez".