CIUDAD DE MÉXICO.- Marzo 31 del 2024.- (El Universal).- (Foto de archivo).- Los alquileres de casas y departamentos marcaron un nuevo récord debido a las nuevas estrategias de los desarrolladores, la inflación, la creciente demanda, los bajos sueldos y la expansión de plataformas digitales de alojamiento, opinaron analistas.

Al monitorear las 55 principales ciudades del país, el Inegi encontró que la renta promedio de las viviendas aumentó 3.8% en la primera mitad de marzo y fue la mayor alza del alquiler en dos décadas, concretamente desde principios de agosto de 2004, cuando también se elevó 3.8%.

Los inmuebles para venta también se encarecieron al subir 3.5% y fue el ajuste más pronunciado en 15 años, desde fines de enero de 2009, cuando se elevaron 3.6%.

“El mayor precio de la vivienda dio un nuevo impulso al alquiler, por lo que los desarrolladores y fideicomisos inmobiliarios están apostando por la construcción de departamentos para rentar. Ahora los desarrolladores construyen para venderle a los inversionistas y no a los compradores que están interesados en habitar los inmuebles, y por eso llegan a verse edificios nuevos vendidos pero deshabitados”, comentó Raúl Fierro, consultor del sector inmobiliario.

Desde su punto de vista, los precios se han vuelto injustificadamente altos.

Para Marisol Becerra, directora de consultoría de Tinsa México, la renta de vivienda es un mercado que está creciendo por la falta de acceso al crédito.

“Recordemos que la mitad de la población vive en la informalidad y es más difícil que acceda a un crédito hipotecario”, señaló.

Sector que más alquila

La Encuesta Nacional de Vivienda del Inegi e Infonavit reveló que el alquiler soluciona la necesidad de vivienda para uno de cada tres mexicanos, siendo los solteros y jóvenes los más proclives a rentar.

De las 35.3 millones de viviendas habitadas en el país, 31% son alquiladas ya sea de manera formal o prestada por algún familiar.

El sondeo señaló que Ciudad de México, Jalisco, Colima, Baja California Sur y Estado de México son las entidades con la mayor tasa de hogares en renta.

En un reporte sobre la situación inmobiliaria en México, analistas de BBVA señalaron que los ingresos de los asalariados se han quedado muy por detrás del precio de las casas y departamentos, es decir, aunque exista la intención de adquisición, sus recursos son insuficientes para comprar.

El especialista en Real Estate, Leonardo González, coincidió en que las casas y departamentos han subido más rápido que los salarios, lo que, aunado a las altas tasas de interés, vuelve más difícil adquirir una vivienda y los trabajadores prefieren rentar.

Hipotecas más caras

Los registros del Banco de México señalan que el Costo Anual Total (CAT) promedio de los préstamos para adquirir casa o departamento llegó a 13.88% en febrero y fue el mayor registro desde diciembre de 2022.

En opinión de González, la carestía de los materiales para la construcción y la menor colocación de vivienda popular también tienen que ver con el precio final de los inmuebles. Además, expuso, los costos tuvieron un ajuste posterior a la pandemia debido al teletrabajo y hoy los usuarios valoran más la vivienda que antes de la crisis sanitaria, lo que incrementó la demanda.

“Los precios mostrarán una persistente alza ante el déficit de viviendas, el amplio rezago habitacional, la incursión de los millennials en el mercado, así como la mayor participación de las mujeres en el mercado laboral, pues cuentan con más capacidad para contratar hipotecas y eso significa una demanda adicional de inmuebles”, señaló González.

En el caso particular de algunas zonas, como Ciudad de México, la expansión de los llamados nómadas digitales, en particular, migrantes estadounidenses, han generado un alza en las rentas y el desplazamiento de los residentes locales, así como una nueva línea de desarrollo inmobiliario, comentó.

La Encuesta Nacional de Vivienda 2020 del Inegi indicó que 51.4% de las personas que rentan lo hacen porque no les alcanza para comprar o carecen de recursos, mientras 9.7% dijo que porque la mensualidad es menor que la de una hipoteca.