Noviembre 24 del 2023.- Cuando menos 6,432 pesos mensuales en promedio, es decir poco más de un salario mínimo, debería ser el ingreso de una mujer mexicana que, al quedarse en casa en labores domésticas y de cuidados, no tiene la posibilidad de insertarse en el mercado laboral y recibir una remuneración.

Así lo estableció la Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico No Remunerado en los Hogares que mide el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el cual señaló que este ingreso es 2.4 veces el que deberían recibir los hombres por la misma labor, que es 2,654 pesos mensuales en promedio.

Y es que el Inegi calculó que el trabajo doméstico y de cuidados en los hogares tuvo un valor económico de 7.2 billones de pesos durante 2022, equivalentes a 24.3% del Producto Interno Bruto (PIB), cifra superior a los principales sectores de la economía mexicana, como lo son la industria manufacturera, que representa 22.6% del PIB, o el sector comercial al por mayor y al por menor, que pesa 20.6% del PIB.

El Inegi reportó que, del total del valor del trabajo doméstico no remunerado, las mujeres aportan el 72% (18% del PIB), mientras que los hombres el restante 28%.

Tiempo Dedicado

El reporte del Inegi estableció que, cuando se suman las horas en labores domésticas del hogar y el trabajo remunerado en el mercado laboral, las mujeres mexicanas trabajaron a la semana tres mil 481 millones de horas, 17% más que las dos mil 983 millones de horas que registraron los hombres.

En otras palabras, por cada 10 horas de este tipo de trabajo de las mujeres, los hombres realizaron 8.6 horas", explicó el Inegi.

Pese lo anterior, las proporciones de remuneración entre mujeres y hombres son distintas: mientras el 34.1% de las horas trabajadas por las mujeres fueron remuneradas en 2022, el 69.8% de las horas trabajadas por los hombres tuvo tal condición.

Es decir, las mujeres trabajan más que los hombres en promedio a la semana, y al interior de esas horas, las que tienen no remuneración son mucho mayores que las que sí tienen remuneración.

Por estados, el trabajo doméstico a PIB pesa más en Chiapas (62.1%), Guerrero (49.8%) y Oaxaca (48.2%).

El Concepto

El Inegi define el trabajo doméstico no remunerado en los hogares como el tiempo que se utiliza en las labores domésticas y de cuidados y que realizan los miembros del hogar para producir servicios destinados al consumo de este sin obtener un pago o remuneración.

Destaca que este trabajo se encuentra fuera de la frontera de la producción de la contabilidad nacional, es decir, no se contabiliza en el Producto Interno Bruto precisamente porque no tiene remuneración.

Sin embargo, su medición ayuda a conocer la importancia de estas labores no remuneradas, que al llevarlas a cabo, permiten liberar tiempo para otros miembros del hogar para que puedan dedicarse a otras actividades como el trabajo remunerado, a los estudios, entre otros.