LIMA.- Marzo 31 del 2024.- (AP).- Fiscales y policías se retiraron ayer del palacio presidencial de Perú tras allanarlo por varias horas luego que la víspera forzaron la puerta de la casa de la presidenta Dina Boluarte, en otra zona de Lima, en una investigación preliminar por presunto enriquecimiento y omisión de declarar en agravio del Estado.

Es la primera vez en la historia de Perú que los fiscales ingresan por la fuerza al domicilio de un presidente en ejercicio, en un país acostumbrado a que la justicia ordene registros en casas de exmandatarios o dicte prisión preventiva para expresidentes investigados por presunta corrupción.

Los allanamientos al palacio presidencial sí han ocurrido antes.

Los investigadores de la diligencia iniciada por la fiscalía general no declararon tras permanecer por horas en el palacio.

Cerca de la medianoche del viernes, un policía rompió la cerradura de la puerta de la casa de Dina Boluarte con una maza luego que no se abrió la puerta para iniciar un primer allanamiento.

La redada buscaba incautar tres relojes de lujo marca Rolex usados por Dina Boluarte que se han convertido en el nuevo dolor de cabeza de la mandataria, quien tras dos semanas de una denuncia periodística que evidenció el uso de los relojes de lujo no ha explicado cómo llegaron a su muñeca derecha.

La mandataria se ha mantenido en silencio y no ha sido vista por la prensa.

El primer ministro Gustavo Adrianzén afirmó a periodistas que consideraba “ilegal e inconstitucional” el allanamiento y añadió que junto a los ministros estaban seguros “que de manera definitiva no existe ningún tipo de responsabilidad” de la mandataria en las diligencias a las que está sometida.

El abogado de la mandataria, Mateo Castañeda, comentó a la radio local RPP que no se halló relojes en la casa de aquella, pero que sí se hallaron “unos 10” relojes “bonitos” en el palacio presidencial donde la policía incluso revisó debajo de “las alfombras”.

No dijo cuántos de esos relojes hallados eran marca Rolex, pero añadió que la policía tomó fotos a los artículos de lujo.

El abogado aseguró que la mandataria declarará a la fiscalía el viernes 5 de abril próximo.

En una inusitada entrevista durante la madrugada, el primer ministro dijo a la radio RPP que Dina Boluarte estaba en la residencia del palacio presidencial y añadió que lo ocurrido no era “grave”, que se estaba generando “una tormenta donde no la hay” y que el trabajo de la fiscalía estaca causando “un ruido político que afecta a las inversiones”.

Adrianzén afirmó, sin aportar pruebas, que existe una “intencionalidad desestabilizadora” para golpear a la mandataria dirigida por los que “manejan el crimen organizado” y quienes hace 14 meses exigieron su destitución en protestas que dejaron 49 civiles muertos en confrontaciones con las fuerzas de seguridad.

La pesquisa contra Dina Boluarte “en cualquier otro lugar, no sería más que una anécdota”, agregó.

El fiscal general, Juan Villena, quien dirige las investigaciones preliminares, dijo el martes que Dina Boluarte mostraba “un claro indicador de rebeldía” en una respuesta escrita a su defensa, que buscaba postergar dos semanas la exhibición y declaraciones de la presidenta por su “recargada agenda”.