MADRID.-Julio 25 del 2023.- (EFE).— Una vez celebradas las elecciones generales que dejaron una situación de bloqueo político en España, el rey Felipe VI iniciará después del 17 de agosto una ronda de consultas con los partidos para formar gobierno.

En los comicios generales españoles de este domingo, los partidos más votados, el conservador PP y el socialista PSOE, no obtuvieron la mayoría necesaria para gobernar y necesitan apoyos que parecen improbables.

Según la Constitución española, a Felipe VI le corresponde proponer un candidato para que se someta a la sesión de investidura una vez completada las reuniones con las diferentes formaciones.

La celebración de las entrevistas con los representantes de los partidos tendrá lugar luego que se constituyan el Congreso y el Senado el 17 de agosto, aunque no hay fecha establecida.

Lo habitual es que el monarca español cite a los partidos unas dos semanas después de que el nuevo Congreso eche a andar con la elección de su presidente y la toma de posesión de los diputados, lo que situaría la ronda a finales de agosto o principios de septiembre.

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ganador de los comicios con 136 escaños, anunció tras conocerse el resultado en las urnas que va a intentar formar gobierno aunque no llega a la mayoría absoluta (176) con los 33 diputados de Vox.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tampoco tiene garantizada una mayoría absoluta con los 122 escaños del PSOE, por lo que, además de los votos de la coalición de izquierdas Sumar, y los de los independentistas catalanes de ERC, y vascos (Bildu y PNV), su reelección dependería del posicionamiento de los siete escaños de los secesionistas catalanes de Junts.

Esa formación está liderada por el expresidente del Gobierno regional de Cataluña Carles Puigdemont, prófugo de la Justicia española y residente en Bruselas.

El escenario que dejan los comicios no aclara a quién propondría Felipe VI formar gobierno.

El artículo 99.1 de la Constitución española se limita a señalar que el rey, "previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno".

En enero de 2016, se dio una situación inédita cuando el entonces presidente del Gobierno y líder del PP Mariano Rajoy, que había obtenido 123 escaños, declinó la propuesta de Felipe VI de tratar de formar gobierno, lo que obligó a otra ronda de entrevistas.

El nombre que proponga el jefe del Estado español se someterá a la sesión de investidura, que prosperará si logra mayoría absoluta.

De no alcanzarla, habrá una nueva votación 48 horas después, en la que sólo será precisa la mayoría simple (más síes que noes).

Si el candidato fracasa, el rey convocaría una nueva ronda de consultas y se abriría un plazo de dos meses para que otro candidato intentase la investidura, que de fracasar, llevaría al país a nuevas elecciones generales.

Será la décima ronda de consultas de Felipe VI en sus nueve años de reinado, cuando su padre, Juan Carlos I, protagonizó diez durante los 38 años en los que estuvo en el trono de España.