BRUSELAS.- Marzo 31 del 2024.- (EFE).- La policía de los Países Bajos (Holanda) informó que fueron liberadas las cuatro personas secuestradas durante la toma de rehenes de ayer en un bar de la ciudad de Ede, y que detuvo al sospechoso de la retención.

Primero fue liberado un grupo de tres rehenes, según anunció la Policía neerlandesa a través de la red social X, y aproximadamente una hora después, a las 12:43 horas CET, las fuerzas de seguridad confirmaron la liberación del cuarto y último rehén, junto con la detención del sospechoso de haber llevado al cabo el secuestro.

El arrestado salió del bar con un pasamontañas puesto en la cabeza y dirigiéndose de espaldas hacia un grupo de agentes especializados de la policía, ante los cuales se arrodilló para que pudiesen esposarlo y llevárselo en coche, según reflejan los vídeos distribuidos por la prensa.

Durante la mañana, las fuerzas de seguridad negociaron con el presunto secuestrador, dijo la jefa de operaciones de la policía de los Países Bajos Orientales, Anne Jan Oosterheert, en unas declaraciones recogidas por la radiotelevisión pública NOS durante una rueda de prensa posterior al suceso.

La Policía recibió un primer aviso alrededor de las 5:15 horas CET informando sobre una posible toma de rehenes en el bar, aseguró Oosterheert: “En dos minutos llegamos al lugar y la situación resultó ser muy grave; posiblemente había explosivos y también se vieron cuchillos.

Luego acordonamos la zonaAyer en la mañana, la Policía descartó que hubiese una motivación terrorista detrás de este incidente, aunque tampoco dio, hasta el momento, ningún otro detalle sobre las razones del secuestro.

En la rueda de prensa posterior, la jefa de la Fiscalía de los Países Bajos Orientales, Marthyne Kunst, confirmó que el arrestado llevaba varios cuchillos que mostró a los rehenes y que también llevaba consigo una mochila negra, aunque la representante del Ministerio Público dijo desconocer lo que había en su interior.

“En los próximos días llevaremos al cabo una investigación exhaustiva sobre esto, así como sobre el estado mental del sospechoso”, que anteriormente había sido condenado por amenazas, según dijo Kunst, en declaraciones recogidas por NOS.

La toma de rehenes tuvo lugar en el bar Petticoat, un local que abre de madrugada en Ede, situada en el centro de los Países Bajos.

Los rehenes eran empleados que en ese momento estaban limpiando el local, según dijo el alcalde de Ede, René Verhulst, en la rueda de prensa posterior al secuestro.

En las imágenes difundidas por la prensa neerlandesa, los tres rehenes que fueron inicialmente liberados en grupo aparecen con unos suéteres en los que se lee serigrafiado el nombre del local.