Febrero 15 del 2024.-El presidente de Estados Unidos, JoeBiden, lamentó este miércoles el tiroteo que tuvo lugar en Kansas City, Misuri, durante el desfile de celebración de la victoria del equipo de fútbol americano de los Chiefs en la SuperBowl.

Biden hizo un llamado a la prohibición de las armas de asalto, reiterando la necesidad de medidas concretas para abordar la creciente violencia armada en el país.

“El SuperBowl es el acontecimiento más unificador de Estados Unidos. No hay nada que nos una más. Y la celebración de la victoria en la SuperBowl es un momento de alegría incomparable para el equipo ganador y sus seguidores. Que esta alegría se convierta hoy en tragedia en Kansas City cala hondo en el alma estadounidense”, indicó.

Biden aseguró que “los acontecimientos de hoy deberían conmovernos, escandalizarnos, avergonzarnos” para ‘actuar’ ante la violencia armada. “¿A qué estamos esperando? ¿Qué más necesitamos ver? ¿Cuántas familias más tienen que ser destrozadas?”, cuestionó a través de un comunicado de la Casa Blanca.

Así, reiteró iniciar una serie de medidas que incluyan la prohibición de las armas de asalto, el límite de los cargadores de gran capacidad o el refuerzo de los controles de antecedentes. “Es hora de actuar (…) Sabemos lo que tenemos que hacer, solo necesitamos el valor para hacerlo”, afirmó.

El mandatario recordó otros eventos trágicos, marcando el sexto aniversario del tiroteo en la escuela MarjoryStoneman Douglas y el primer aniversario del tiroteo en la Universidad Estatal de Michigan. Subrayó la urgencia de garantizar la seguridad en lugares como escuelas, iglesias y eventos deportivos.

Biden destacó la alarmante frecuencia de los tiroteos masivos en 2024, subrayando que la epidemia de violencia armada está afectando a familias y comunidades diariamente.

Añadió que, junto a la primera dama, JillBiden, están rezando por las víctimas y por la determinación del país para poner fin a esta "epidemia sin sentido de violencia armada".

Durante el desfile de celebración de los Chiefs, al menos una persona perdió la vida y 22 resultaron heridas, incluyendo niños. Las autoridades detuvieron a tres personas presuntamente relacionadas con el ataque.