Trump separó de sus padres a 3,913 niños

WASHINGTON.-Junio 9 del 2021.-El gobierno de Estados Unidos identificó a tres mil 913 niños migrantes separados de sus padres en la frontera con México bajo la política de “tolerancia cero” del expresidente Donald Trump, informó ayer la administración de Joe Biden.

El secretario del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, enfatizó el compromiso del gobierno de Joe Biden con la reunificación de las familias que fueron “cruelmente separadas”.

    Cuando reunimos a las primeras siete familias el mes pasado dije que esto era sólo el comienzo. En las próximas semanas, reunificaremos a 29 familias más”, dijo Mayorkas, en un comunicado.

El DHS indicó que se han identificado a 3,913 niños separados de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México entre el 1 de julio de 2017 y el 20 de enero de 2021. De ese total, “hay 2,127 menores para los que el Fuerza de Tareas no tiene un registro confirmado de reunificación”, señaló. Hasta ahora, 1,786 menores fueron entregados a sus familias.

Antes de asumir el cargo, Biden prometió implementar una política de inmigración más “humana” y revertir la dura postura adoptada por su predecesor hacia los inmigrantes indocumentados.

Para esto, encomendó a la vicepresidenta Kamala Harris liderar esfuerzos diplomáticos para abordar las causas de la migración irregular en México y el Triángulo Norte centroamericano (Guatemala, El Salvador y Honduras).

El número de detenciones de indocumentados, incluidos menores no acompañados, rompió un récord de 15 años en abril en la frontera entre Estados Unidos y México. De las más de 178,600 personas interceptadas, 82% provenía de México y el Triángulo del Norte.

 La semana pasada informaron a Glenda Valdez que su hija, Emely, estaba en un albergue.

MENOR CRUZA 3 PAÍSES EN BUSCA DE SU MAMÁ

Hace seis años Glenda Valdez se despidió de su hija con un beso y partió de Honduras rumbo a Estados Unidos. La niña, de nombre Emely y ahora de nueve años, salió sola en busca de su madre y el pasado 12 de mayo llegó a La Joya, Texas.

Entre lágrimas, ayer Glenda, acompañada de sus otras dos hijas, se reunió con Emely en el aeropuerto internacional Austin-Bergstrom. El reencuentro fue posible por una foto de Emely que vio en la televisión y por una nota de AP sobre jóvenes migrantes que cruzan la frontera entre México y EU.

Durante esos seis años Glenda habló pocas veces con Emely por videollamada. En la última, su hija le contó que ya tenía nueva madrastra y que no la trataba bien. El padre decidió entregarla a un desconocido con quien empredió la caravana migrante.