Las chicatanas son uno de los alimentos más populares que tenemos en México, provenientes de las costas, valles centrales y la sierra de Oaxaca, son uno de los platillos con mayor aporte de proteína y fibra que podemos tener.

La historia cuenta que tras la primera lluvia del año, entre junio y julio, las chicatanas suelen salir de sus hormigueros y como tienen alas, suelen encontrarse en una gran cantidad de lugares.

Conocidas también científicamente como atta mexicana, se ubican en nuestro país desde tiempos prehispánicos siendo principalmente localizadas en los estados de Oaxaca, Veracruz y Chiapas. Mucho se hace alusión a que se puede consumir de varias maneras, pero sin duda una de las formas más conocidas es en la salsa que te traemos el día de hoy y que, muy seguramente, muchos en casa la van a disfrutar.

Es de suma importancia destacar que las chicatanas se dan únicamente en la temporada de lluvias y que se recogen de manera artesanal, por ello suelen ser sumamente cotizadas y un alimento que resulta ser un tanto elevado de su precio, precisamente por ser de las más requeridas.

Salsa de chicatanas

Ingredientes

250 g de hormigas chicatanas

150 gr de chile de árbol seco

6 dientes de ajo

1 cebolla (finamente picada)

1/2 kilo de jitomate

Sal

Aceite

Preparación

  1. Pondremos a tostar nuestra chicatana, cuidando mucho de que éstas no se quemen.
  2. Por su parte pondremos a asar los chiles, los ajos y los jitomate.
  3. Mientras tanto, pondremos a remojar nuestros chiles en agua caliente y dejaremos hasta que se suavicen.
  4. Llevaremos a la licuadora todos los ingredientes a excepción de la cebolla y el aceite.
  5. En un sartén pondremos a freír la cebolla con aceite y cuando notemos que es transparente, agregaremos la salsa.
  6. Dejaremos a cocción en fuego bajo y comprobamos sabor.
  7. Dejamos cocinar por 10 minutos.
  8. Retiramos del fuego, dejamos enfriar y listo.

¡Sirve y disfruta!