En casa nos encanta el plátano y siempre procuramos tener en la despensa. El problema es que con la subida de temperaturas maduran mucho más rápidamente... ¿problema? En realidad me encanta aprovechar la excusa para hornear dulces saludables con ellos, como estos muffins fitness de plátano y avena.

Aconsejo esperar a que los plátanos estén muy, muy maduros: que se vean negros por fuera. Así se chafarán fácilmente con el tenedor y la masa que preparemos será muy aromática y naturalmente dulce. Estos muffins son perfectos para desayunar o para recargar energías en las tardes de mucho trabajo, a continuación la receta:

Ingredientes

Para 10 unidades

Plátano pesado sin piel (muy maduro)250 g

Huevos2

Esencia de vainilla2 ml

Ralladura de limón o naranja al gusto

Harina de avena170 g

Copos de avena30 g

Harina de garbanzos o almendra25 g

Canela molida media cucharadita

Levadura química (impulsor) dos cucharaditas

Sal una pizca

Uvas pasas al gusto

Semillas de chía para decorar (opcional)

Cómo hacer muffins fitness de plátano

Dificultad: Fácil

Tiempo total40 m

Elaboración20 m

Cocción20 m

Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja con unas 10 cavidades para muffins o magdalenas. Podemos usar cápsulas antiadherentes o engrasarlos ligeramente con aceite neutro.

Echar el plátano pelado en un recipiente mediano y chafar con el tenedor. A mí me gusta dejar algún trocito más entero para dar otra textura en la masa, pero se puede dejar completamente en puré. Añadir los huevos, la vainilla, la ralladura de limón o naranja y la canela removiendo bien.

Incorporar la harina de avena, los copos de avena, la harina de garbanzos, la levadura y la sal. Podemos usar en su lugar almendra o avellana molida. A lo mejor es necesario ajustar un poco la textura, dependiendo del tipo de harina puede absorber más o menos líquido. Si queda muy seco, bastará con un chorrito de bebida vegetal o leche.

Mezclar con suavidad hasta no tener grumos secos y añadir las uvas pasas al gusto. Aconsejo emplear de la variedad de corinto, más pequeñas, pero que estén jugosas. Mezclar con movimientos envolventes para repartirlas.

Llevar la masa a los moldes sin llenarlos del todo y cubrir con un poco de semillas de chía, o de sésamo, para darle un toque crujiente. Hornear durante unos 20-22 minutos hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Esperar un poco fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla. Se pueden congelar envueltos individualmente.

¿Con qué acompañar los muffins fitness de plátano?

Ya he comentado que me gustan estos muffins fitness de plátano y avena por la mañana, aunque son también una estupenda merienda. Combinan bien con alguna fruta fresca, como fresas, frambuesas o mango, o incluso unas cucharadas de yogur natural.