Sin lugar a dudas como padres es común asegurar que los hijos merecen todo lo bueno y son realmente especiales, de igual forma es muy común inculcarles que lo merecen todo. Sin embargo, en esta ocasión te explicaremos la importancia de enseñar a un niño a decir “por favor” y “gracias” desde pequeños.

Los niños son como esponjas que de a poco absorben y asumen aprendizajes, desde su nombre hasta a sumar o restar, pero compartirles valores es parte fundamental para tener un desarrollo integral y mucho más positivo.

Probablemente creas que no hay nada de malo en el hecho de que tus hijos no de los “buenos días” o las “buenas tardes” a los vecinos cuando los encuentran en la calle; o quizá te parece gracioso el autoritarismo con el que no suelen “pedir por favor” las cosas y las arrebatan.

Sin embargo, estas sencillas lecciones de agradecimiento pueden enseñarle a tus pequeños el importante valor de la reciprocidad; además de que establecerás las bases para que sea alguien mucho más respetuoso, con mejores habilidades para la convivencia y armonía.

La importancia de enseñar a un niño a decir “por favor” y “gracias” desde pequeños radica en la forma en la que guías a tus hijos o les brindas herramientas para que sean mucho más consientes de lo que tienen.

Descubre la importancia de enseñar a un niño a decir “por favor” y “gracias” desde pequeños

Los psicólogos aseguran que incluso en los primeros meses de vida es fundamental enseñar a tus hijos estas frases, pues es en ese punto cuando son mucho más receptivos emocionalmente y están en una conexión muy fuerte con la madre.

Es el cerebro emocional el que se ve nutrido cuando a un niño se le enseña a conectarse por medio del agradecimiento y el pedir las cosas con amabilidad, se trata de un refuerzo positivo que de a poco formará parte de él.

Si comienzas a corta edad a inculcarles la importancia del “por favor y gracias” en algunos años le será mucho más sencillo comprender la reciprocidad, la justicia y la empatía.