La infertilidad es un problema de la salud reproductiva y sexual bastante común, tanto en hombre como en mujeres y, si bien no es siempre irreversible, pues existen múltiples tratamientos de reproducción asistida, es importante conocer y detectar las causas que pueden impedir la concepción.

Uno de los principales problemas de salud, sin duda, es la infertilidad, pues de acuerdo con el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 17.5% de los adultos, es decir, uno de cada seis personas, presenta este trastorno del aparato reproductor. Si bien es cierto, hoy en día se están realizando diversos esfuerzos y avances con respecto a las técnicas de diagnóstico y tratamiento, es crucial incrementar el acceso a la atención médica, por lo que la infertilidad debe incluirse en las políticas de las diversas naciones, con la finalidad de garantizarle a la población un servicio seguro, eficaz y asequible.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la infertilidad?

Acorde con el Stanford Medicine Children'sHealth, los síntomas, incluyen:

Signos y síntomas de la infertilidad

Los síntomas para las mujeres

Períodos anormales, irregulares o dolorosos

Falta de períodos

Cambios en la piel, como el acné

Cambios en el impulso y el deseo sexual

Crecimiento de cabello oscuro en los labios, el pecho y el mentón

Pérdida o afinamiento del cabello

Aumento de peso inexplicable

Sofocos

Relaciones sexuales dolorosas o incapacidad para tener relaciones sexuales

Secreción mamaria lechosa

Los síntomas para los hombres

Dolor, bulto o hinchazón en los testículos

Problemas con erecciones y eyaculaciones

Testículos pequeños y firmes

Cambios en el crecimiento del cabello

Cambios en el deseo sexual

¿Cuáles son las causas más comunes de la infertilidad?

Desde luego, muchas afecciones médicas y otros factores pueden contribuir a los problemas de fertilidad y según Eunice Kennedy ShriverNationalInstitute of ChildHealth and Human Development, un caso individual puede tener una única causa, varias causas o, en algunos casos, ninguna causa identificable.

Por ejemplo, tanto en hombres como en mujeres, los factores ambientales y de estilo de vida, como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la obesidad y la exposición a los contaminantes ambientales, guardan una estrecha relación con las menores tasas de fecundidad, explica la OMS.

Sin embargo, en el aspecto médico, Rocca expresa que las alteraciones más comunes que pueden ocasionar infertilidad en ambos casos son:

Causas de la infertilidad femenina

Factor ovárico: Las alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual pueden impedir la ovulación, hacer que se produzcan en momentos no adecuados e inclusive que no se originen correctamente los óvulos.

Factor tubárico: Este problema hace referencia a cualquier alteración o complicación en las trompas de Falopio que impide o dificulta el paso del óvulo y de los espermatozoides.

Factor cervical: Si los espermatozoides no pueden atravesar el cérvix o cuello del útero, no podrán llegar hasta el óvulo y fecundarlo. Por ello, crecimientos anormales en esta parte del cuerpo de la mujer, como pólipos o miomas, así como alteraciones en el flujo cervical, infecciones o inflamación del cérvix pueden ser causa de esterilidad.

Factor uterino: Las alteraciones en el útero, ya sean malformaciones uterinas o problemas en el endometrio, pueden causar infertilidad al impedir la implantación o el desarrollo del embarazo a término. La endometriosis, los miomas y los pólipos suelen ser las alteraciones más comunes.

Para identificar las causas de infertilidad de la pareja, se debe realizar una serie de pruebas tanto en el hombre como en la mujer. Según los resultados obtenidos en este estudio de fertilidad, se podrá conocer si el problema es masculino, femenino o una combinación de ambos.

Causas de la infertilidad masculina

Factor pre testicular: Se trata de problemas hormonales causados por una mala regulación endocrina. Un control hormonal inadecuado en el varón puede causar alteraciones en el desarrollo de testículos, conductos seminíferos, producción de espermatozoides y aparato reproductor masculino en general.

Factor testicular: Este hace referencia a cualquier problema o defecto en los testículos, ya sea congénito o adquirido por cualquier causa posterior.

Factor postesticular: Es causado por alteraciones o problemas en las vías seminales que deben atravesar los espermatozoides para salir al exterior una vez son producidos por los testículos: el epidídimo, los conductos deferentes y la uretra.

Factor espermático: Es la causa más común de infertilidad masculina y se produce por problemas en los espermatozoides, ya sea en su forma, movilidad, vitalidad o cantidad en el semen. Las alteraciones más frecuentes son: oligospermia, astenozoospermia, teratospermia, necrospermia y azoospermia.

¿Cuáles son las técnicas de diagnóstico de la infertilidad?

Actualmente, existen múltiples evaluaciones y metodologías para identificar las causas de la infertilidad femenina, las más empleadas suelen ser: la histerosalpingografía, la laparoscopía, la ecografía transvaginal, la histeroscopia, entre otras. No obstante, es importante tomar en cuenta que, no basta con realizar uno de estos procedimientos, pues deben complementarse entre sí, por ello, ya está disponible una técnica que permite conocer a través de un único estudio y en escasos minutos, la causa exacta de dicha condición, denominado Histerosalpingografía Virtual por Tomografía Computarizada, refiere Patricia Carrascosa, especialista en tomografía espectral y estudios virtuales, a Bienestar de El Comercio.

La Histerosalpingografía Virtual por Tomografía Computarizada sirve tanto para el diagnóstico de alguna enfermedad de la salud reproductiva, así como cuando ya la persona es diagnosticada con infertilidad, lo que le brinda una mayor visión al ginecólogo de ver cómo abordar la infertilidad.

Mientras que, el diagnóstico de los problemas de infertilidad masculino, por lo general, consiste en una exploración física general, lo cual comprende un examen de los genitales, así como un análisis de semen. Adicionalmente, si el médico lo cree conveniente, se pueden llevar a cabo pruebas complementarias, como ecografía escrotal o transrectal, análisis de hormonas, pruebas genéticas, o incluso una biopsia testicular.

Por consiguiente, si se observe alguno de los síntomas previamente mencionados o dificultades para concebir, es fundamental acudir donde un médico especialista, pues en estos casos, es sumamente necesario realizar las pruebas para detectar la causa de la infertilidad, puesto que un diagnóstico precoz y correcto, permite al profesional de la salud determinar cuál es el tratamiento de reproducción asistida más adecuado según las necesidades de cada paciente, garantizando así el éxito del mismo.