La pizza entra dentro del concepto de comida rápida y por ello, es obvio pensar que al consumirla vamos a subir de peso o a enfrentar problemas de salud a largo plazo, pero entonces ¿es posible comer pizza sin subir de peso? Los expertos en nutrición afirman que es posible, siempre que se tengan en cuenta algunas recomendaciones y una de ellas es saber cuántos pedazos de pizza puedes comer sin engordar.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), una rebana de pizza de queso promedio contiene alrededor de 285 calorías, aunque la cantidad de calorías puede variar según los ingredientes que se usan y su calidad, el grosor de la masa, la cantidad de queso o grasas que se añaden, el tipo de proteínas, si hay ausencia o presencia de vegetales, etcétera. Y esto es lo que puede hacerte subir de peso más rápido.

Hablar de las calorías es fundamental para entender cuántas rebanadas de pizza puedes comer sin engordar, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una mujer adulta saludable debe consumir entre 1600 y 2000 calorías diarias, mientras que un hombre adulto saludable debe consumir entre 2000 y 2500 calorías al día. Aquí ya tenemos una media de que al comer, por ejemplo, cuatro rebanadas de pizza en un día, podrías añadir a tu cuenta más de 1000 calorías.

¿Cuántos pedazos de pizza puedo comer sin engordar?

Si consideramos que una rebanada de pizza tiene alrededor de 300 calorías, una medida promedio o estándar, puedes comer de uno a dos pedazos de pizza sin engordar, tomando en cuenta otras recomendaciones.

Los expertos en nutrición señalan que consumir una o dos rebanadas de pizza a la semana no te harían engordar si balanceas adecuadamente tu alimentación y la complementas con un buen consumo de vegetales que le aportan fibra y micronutrientes a esa comida, además de que te ayudarán a reducir la cantidad de pizza que estás comiendo y a mantenerte satisfecho por más tiempo.

Es importante considerar que lo peor en una pizza cuando pensamos en términos de adelgazar, son la cantidad de carbohidratos simples y grasas saturadas, por eso, los nutriólogos recomiendan elegir pizzas de buena calidad y rechazar las de venta comercial que estén elaboradas con grasas hidrogenadas o ingredientes de baja calidad nutricional.

Es mejor buscar pizzas de masa más delgada, sin rellenos en las orillas, con aporte de ingredientes vegetales si es posible y no empanizados. De esta manera estás evitando consumir menos calorías, pues la forma en que hasta ahora se sabe que puedes bajar de peso es crear un déficit de calorías.

Evita consumir la pizza con refresco o adicionales como papas fritas, y no te olvides de hacer ejercicio regular y elegir un pedazo que no sea tan grande para lograr tu objetivo.