A diferencia de la limpieza del baño que engloba el inodoro, el lavabo o la regadera; la caja del inodoro no necesita una limpieza profunda cada tercer día o cada semana.

Sin embargo, puedes darle mantenimiento al menos una vez cada tres meses y claro, en la limpieza del baño que es más profunda que se recomienda hacer cada seis meses. Así que, en este sencillo tip de limpieza del baño, les explicamos cómo se limpia el tanque de agua del inodoro, para evitar que esa agua que se queda estancada, cause malos olores.

Paso 1

Lo primero para limpiar el tanque de agua del inodoro, es cerrar la válvula o la llave que suministra agua al inodoro, porque tendrás que vaciarlo y así poder lavar sin estar moviendo agua de lado a lado. Ya que vacíes el agua del inodoro, quita la tapa del tanque de agua y seca por completo con un paño viejito o un trapo que uses para la limpieza del baño.

Paso 2

Después, seguramente detectarás que existen depósitos de minerales e incluso óxido en algunas orillas. Así que de inmediato vacía un litro de vinagre blanco, que ayudará a disolver los restos de agua dura que llevan estancados ahí desde hace meses y deja reposando al menos un par de horas.

Si notas que el tanque de agua del inodoro está lleno de moho o mucho óxido, agrega jabón líquido e incluso una cucharada de bicarbonato de sodio, para que puedas retirar la mugre por completo.

Paso 3

Después de las horas de reposo, talla con un cepillo de cerdas duras y que sea único para este uso, ya que al ser donde se alberga el agua que baja al indoro, es mejor limpiar con utensilios distintos que no estén llenos de bacterias que se albergan dentro del inodoro.

No olvides pasar el paño que previamente usaste, por encima de las bombas de agua, para asegurarte de que realmente estás limpiado a detalle. Puedes humedecer este paño con vinagre blanco o hasta con lejía.

Paso 4

Talla hasta que el tanque de agua esté limpio y vacía esa agua directo al inodoro. Después llena con medio litro de agua y un chorro de vinagre, para lograr enjuagar por completo y deja reposando hasta que el inodoro vuelva a usarse. Esto servirá para que el tanque se termine de lavar pero al mismo tiempo no se desperdicie tanta agua en la limpieza del baño.

No olvides abrir las llaves de paso para el agua y podrás volver a usar tu inodoro como normalmente haces.