¿Estás cansado de abrir tu refrigerador, sacar tu cilantro y descubrir que hecho feo?, bueno nosotros también y deseamos de sobre manera poder terminar con esto, porque no creemos que sea sumamente justo que luego de un par de días, este ya no tenga solución y se eche a perder, pensando que tendríamos mucho más tiempo para utilizarlos en una sin fin de recetas, porque si el cilantro es perfecto para muchas opciones.

Y, es que, el cilantro se ha popularizado desde hace mucho tiempo, por ser uno de los ingredientes que puede aportar un sabor único y diferente a una gran cantidad de platillos, incluso se trata de una opción perfecta para crear aderezos o dips realmente deliciosos. Aunado a ello, también hacemos alusión a que cuenta con una gran cantidad de vitaminas del grupo A, B, C y E, así como una gran cantidad de minerales como calcio, potasio, magnesio y fósforo.

Como lo hemos mencionado, el único problema que encontramos con el cilantro, es que en tan poco tiempo podría no servir y tan solo nos genera cierta molestia por no poder tenerlo, tal vez hasta ahora. Porque nos dimos a la tarea de investigar a fondo y queremos compartir contigo el secreto para que pueda durarte por mucho más tiempo con una técnica que seguro amarás.

Técnica para conservar pro más tiempo el cilantro

Esta técnica te será de gran utilidad si eres de las personas que suele guardar su cilantro en el refrigerador y para ello, tan solo necesitarás un ingrediente sumamente común y conocido por todos: SAL. Así como lo lees, la sal podrá ser tu gran aliado para que perduré por mucho más tiempo tu cilantro en casa.

¿Qué debo hacer?

Necesitas:

Cilantro

Agua

Cubos de hielo

Papel absorbente

Bolsas herméticas

Procedimiento:

  1. Deberás escaldar el cilantro para frenar las encimas de descomposición y para ello, deberás poner a hervir agua en una olla.
  2. Deberás tener un recipiente con agua y cubitos de hielo para más tarde.
  3. Cuando el agua rompa en hervor, introduce el cilantro tan solo unos segundos.
  4. Retira enseguida las hojas de la olla y sumérgelas en el recipiente con agua y hielo. De este modo, frenarás la cocción y evitarás que alcancen cocción.
  5. Secaremos con papel de cocina absorbente.
  6. Separamos las hojas de los tallos para que se sequen por completo.
  7. Hacemos las porciones según las vamos a ocupar antes de guardar el cilantro en el congelador.
  8. Introduce cada ración en bolsas herméticas y congélalas en posición horizontal, así podrás usarla cuando quieras y sin que se hagan feas antes de tiempo.