Una pieza clave de la limpieza del hogar, sin duda, es el orden, y no solo lo obvio y lo general, hasta el más mínimo detalle puede ayudarnos a mantener el equilibrio, la armonía y practicidad, eso incluye los cajones, por eso hoy te diremos cómo ordenar tus utensilios de cocina para ahorrar espacio, sin comprar un organizador.

En la cocina siempre tenemos un cajón dedicado a los cubiertos que, casi siempre, está en perfecto orden, sin embargo, también hay un cajón especial para todos aquellos utensilios como las pinzas, las cucharas grandes, cucharones, agitadores, espátulas, cuchillos, entre otros objetos que suelen estar por todas partes e incluso es difícil encontrarlos cuando los buscamos.

Puede que resulte un poco difícil meter esos objetos tan grandes en organizadores con medidas definidas, incluso podría ser un poco más desastroso si intentamos meterlos a la fuerza, pero podemos tener todo a la mano y ordenado sin gastar ni un peso, solo reciclando objetos que tenemos en casa.

Lo único que necesitas son tarros de vidrio, pueden ser del café, de la mermelada o hasta de la mayonesa, son ideales porque tienen la boca ancha y tus utensilios de cocina cabrán perfectamente, además, al ser transparentes podrás ver cómo está acomodada cada cosa, son prácticos y se ven muy bien.

Si quieres que sea una opción permanente para ordenar tus utensilios de cocina, incluso puedes pintarlos, escribirles un nombre, decorarlos con listones o aplicaciones, etcétera. Además, este recurso no se limita al cajón de los utensilios de cocina, puedes utilizarlo en otros lugares para reciclar, ahorrar y mantener tu casa en orden.

Si no tienes frascos de vidrio porque los has tirado, incluso puedes utilizar vasos que ya no utilizas porque ya no tienen par o porque tienen una cuarteadura que hace que el agua se filtre, pero mantienen su forma perfectamente.

Si quieres llevar tu pasión por el reciclaje aún más lejos, puedes limpiar las latas de aluminio como organizadores para tus utensilios de cocina, solo debes limpiarlas perfectamente y asegurarte de que no tengan residuos que puedan cortarte o lastimarte.