Si eres madre o padre, sabrás que uno de los momentos más importantes del día es levantar a tus hijos por las mañanas. La rutina puede ser más o menos caótica dependiendo de si tu pequeño ya va a la escuela, pero es seguro que a todos les gusta empezar el día con un poco de cariño, por eso te diremos 5 poderosas razones por las que debes despertar a tus hijos con un beso.

Todos los niños son diferentes al momento de levantarse: algunos despiertan como balas y a otros les cuesta un poco más de trabajo. Y es que seamos honestos, si para los adultos es molesto el sonido del despertador, ya se podrán imaginar cómo es para los más chicos.

Para los expertos en el tema, despertar a nuestros hijos todos los días va más allá de sacarlos de la cama. Según Valentina Sabater, psicóloga infantil, despertar a tus hijos a besos se trata de un ritual emocional y social que a la larga podría traer grandes beneficios para tus pequeños.

Comenzar el día de una manera afectuosa y que este acto sea lo primero que experimenten al abrir los ojos no solo refuerza el vínculo de madre-hijo o padre-hijo, sino que también les hace crear hábitos positivos que terminarán influyendo en su manera de entender del mundo.

Y es que ese pequeño beso de buenos días o un abrazo de buenas noches pueden parecer detalles diminutos, pero que a nivel emocional marcarán una diferencia no solo en el resto de su día, sino también de su vida.

5 razones para despertar a tus hijos con un beso, la clave para su estabilidad emocional

    Sensación de bienestar: el poder de un beso por las mañanas puede transmitirle a tus hijos un efecto de bienestar y felicidad que los motiva para empezar su día.

    Conectas con sus emociones: sobre todo sin son muy pequeños aún, este pequeño acto de amor puede hacer que comprendas mejor sus emociones y que al hacerlo, puedas crear un lazo para conocerlos poco a poco.

    Desarrolla su lenguaje no verbal: por lo general, el primer vínculo de un niño es con sus padres, uno que se vuelve tan poderoso que a veces no hay necesidad de palabras, por lo un beso por las mañanas siempre será interpretado como un “te quiero”. Una manera de comunicarle tu afecto.

    Reduce el estrés: así es, los niños también pueden tener cuadros de estrés, sobre todo cuando no saben cómo comunicar sus emociones o hay situaciones que no saben cómo enfrentar, por lo que un beso puede hacerlos sentir más seguros, tranquilos y protegidos.

    Mejora su salud emocional: ayudarlos a levantarse con una sonrisa para un nuevo día los hará sentirse más motivados, seguros y amados.