En algún momento todos hemos metido unas palomitas al microondas y se nos ha pasado el tiempo, o metimos un plato para recalentar un guisadito y no soportó las altas temperaturas y “explotó” ensuciando todo el electrodoméstico, si este es tu caso, no necesitas sacar hasta el último producto de limpieza del hogar para dejarlo como nuevo, te enseñaremos 3 trucos para limpiar un microondas con manchas de quemado y quitar el olor.

Este olor a comida quemada puede ser muy desagradable e incluso contaminar nuevos platillos que metes al microondas, no basta con dejar la puerta abierta para ventilarlo, hay que darle una solución de fondo, pues además las machas de alimentos pueden dañar la calidad y el funcionamiento del micro.

Cuando metemos materiales aptos al microondas (que son los únicos que deberíamos poner dentro), pueden absorber demasiada energía, sobrecalentarse y quemar las paredes del electrodoméstico, dejando unas desagradables manchas amarillas que, si no las limpiamos a tiempo, se pueden acumular y empeorar la situación.

Vinagre

Llena un recipiente apto para el microondas hasta la mitad con vinagre blanco.

Ponlo en el microondas y caliéntalo por 5 minutos.

Abre el microondas y espera unos minutos antes de sacar el recipiente para no quemarte

El mal olor habrá desaparecido.

A este vinagre agrégale la otra mitad de agua y unas gotitas de detergente para platos.

Humedece un trapo y limpia las manchas con esta mezcla.

Con otro trapo limpio y humedecido solo con agua elimina los restos de jabón.

Limón

En un recipiente apto para microondas mezcla vinagre blanco con jugo de limón.

Calienta la mezcla en el microondas por 5 minutos.

Deja el recipiente dentro del microondas por otros 30 minutos, sin que esté encendido.

Llena una taza hasta la mitad de su capacidad y añádele una cucharada de café molido.

Caliéntala en el microondas por 2 minutos.

El mal olor habrá desaparecido.

Usa el agua con vinagre y limón para limpiar las manchas de grasa con ayuda de un trapito.

Acetona

Si las manchas son muy persistentes puedes usar algo de acetona.

Solo humedece una toalla de papel o un paño con un poco de acetona.

Limpia las manchas de quemado.

Con otro trapo u otra toalla de papel con unas gotas de jabón para platos y un poco de agua limpia los residuos de acetona.

En un recipiente apto para microondas haz una mezcla de agua y vinagre por partes iguales.

Agrega rodajas de naranja o limones a la mezcla.

Mételo al microondas y caliéntalo por 5 minutos.

Deja el recipiente dentro por 15 o 20 minutos más para que absorba el mal olor.