Quieres hijos más sanos? Déjalos jugar en el lodo y la tierra

¿Cuántas veces te ha pasado que ves a tu hijo jugar en el lodo o ensuciarse de tierra y lo primero que haces es quitarlo de inmediato e incluso lo bañas y le cambias la ropa? Cuidado, estás cometiendo un grave error.

Y es que contrario a lo que se cree, aquellos pequeños a quienes los padres los dejan ensuciarse de tierra tienen un mejor sistema de defensa y por tanto son niños saludables, en comparación con el resto.

En alguna ocasión, te compartimos que dejar a tu hijo jugar en el lodo también le ayudará a tener un mejor entendimiento de todo lo que le rodea. ¿A qué nos referimos? Las texturas activan el proceso cognitivo de aprendizaje y despiertan su curiosidad.

Ensuciarse de tierra al final de cuentas no es tan malo, así lo explican algunos pediatras y expertos que sugieren que si deseas tener hijos más sanos los dejes jugar en completa libertad en este tipo de ambientes que motivan sus sentidos.

¿Por qué debes dejar a tu hijo ensuciarse de tierra?

Quizá crees que al apartarlos de esta actividad los estás protegiendo de toda clase de microbios o agentes patógenos que podrían estar en la tierra; sin embargo, los expertos explican que al fomentar este tipo de actividades también se pone en funcionamiento el sistema inmune de tu pequeño.

Recuerda que ser un padre sobreprotector puede traer consecuencias negativas para los hijos, principalmente en cuanto a su autonomía y su seguridad; el que se pueda relacionar con este tipo de situaciones lo harán un niño más independiente e incluso más feliz.

La pediatra Maria Júlia Carvalho explica que si quieres tener hijos sanos es importante que les permitas jugar en la tierra y el lodo, pues esto ayudará a fortalecer el sistema inmunológico de los niños, además de que los hará menos propensos a alergias o enfermedades.

“En el medio ambiente existen innumerables agentes y microorganismos que ayudan a fortalecer las funciones del sistema inmunológico, protegiendo el organismo y fortaleciendo la salud del niño”, reveló la pediatra a Vix.

Ahora que ya lo sabes, déjalos ser más libres, sé menos restrictivo y permite que experimenten con su entorno; claro, siempre bajo tu supervisión.