(Raquel Ariadna Aguilar Calyeca / Para Presencia en Puebla)

La corrupción es uno de los problemas más graves que aqueja a la población mexicana, el 50% de la población lo sólo por debajo de la inseguridad.

La corrupción puede definirse, según Transparencia Internacional como el “Abuso de poder para beneficio propio” y posee varias clasificaciones, por ejemplo, a gran escala, menor, políticos y demás, según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se desarrolle .

En México la corrupción está presente en el día a día, se ha vuelto un mal en la sociedad y cada vez más personas participan de manera voluntaria u obligada en estas prácticas, todo empieza desde menor escala con el proceso de trámites y la “donación” para arrastrarlos, hasta la escala política donde se ve un más afectado el país, pues las decisiones de pocas personas para sus beneficios pueden afectar a miles de pobladores por bastantes años.

Según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental en 2015 la mitad de la población mayos de edad considero a la corrupción como el segundo mayor problema que enfrentan los estados,  el 88% de la población lo percibe como una práctica común entre los servidores público y empleados del gobierno, además en otro análisis a cargo del Inegi llamado ENCRIGE (Encuesta Nacional de la Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas 2016, reveló que el 64.6% de los establecimientos está orillado a participar en actos de corrupción para agilizar algún trámite, mientras que el 39.4% señalo que para evitar multas o sanciones.

Según el banco mundial la corrupción representa el 9% del Producto Interno Bruto (PIB), del costo monetario divido en dos, directo e indirecto, el primero es el dinero de la población mexicana que se otorga a pagos de sobornos, “regalos o favores” que son solicitados por servidores públicos.

La corrupción afecta principalmente a la población que a las empresas siendo estos los más vulnerables a las diversas extorsiones.

Aunque la medición de los actos de corrupción es difícil y puede parecer subjetiva es necesario realizar esta medición para poder cuantificar y dimensionar el problema que representa en la sociedad mexicana y las medidas de resolución necesaria.

Combatir la corrupción es tarea diría de la población mexicana y los servidores públicos, disminuir los índices de corrupción puede mejorar las condiciones económicas de vida de la población mexicana.