(Raquel Ariadna Aguilar Calyeca / Para Presencia en Puebla)

Según la secretaría de Salud al menos 20 millones de personas en México sufren alcoholismo.

El alcoholismo en México es un gran problema social que cada vez afecta a más personas, a pesar de que las bebidas alcohólicas tienen restricción de edad su venta ilegal es común en tiendas de abarrotes o no reglamentadas, e incluso en bares o restaurantes, lo que fomenta que la mayoría de las personas que padecen alcoholismo comiencen a beber desde los 13 años.

El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de discapacidad y muerte prematura, además, aunque es una droga lícita provoca dependencia y problemas sociales, mentales y emocionales, así como innumerables accidentes que no solo al que lo consumen sino provocando también daños a terceros.

Según la ENCODAT 2016 (Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, alcohol y Tabaco) el 71% de la población mexicana ha consumido alcohol, 33.6% reporta un consumo excesivo y el 53.1% indica comenzar su consumo antes de los 17 años, respecto a los menores de edad, el 40% de los adolescentes de entre 12 a 17 años han reportado haber consumido alcohol y el 15% un consumo excesivo.

Los problemas asociados al abuso de bebidas alcohólicas son intoxicaciones, accidentes, conductas violentas, enfermedades como cirrosis y hepatitis, alteraciones neurológicas y del páncreas, así como enfermedades cardiovasculares y degenerativas, por estas razones el 8 de mayo del 2018 según el Diario Oficial de la Federación decreto el día 15 de noviembre como “El día Nacional contra el Uso Nocivo de Bebidas Alcohólicas”.

El objetivo de este día nacional es lograr la concientización en niños y jóvenes para evitar el consumo excesivo y prematuro de bebidas alcohólicas y fomentar actividades deportivas y culturales que ayuden en la lucha contra el alcoholismo.

 

Según la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) la pandemia por Coronavirus aumentó los índices de consumo de alcohol en la población y las recaídas de personas rehabilitadas, además de la suspensión y el abandono de grupos presenciales de AA (Alcohólicos Anónimos).

El uso y abuso en el consumo de las drogas, lícitas o ilícitas fomenta los crímenes de violencia en el estado y los accidentes, evitar su abuso es fundamental para disminuir los índices de violencia.