La presidenta

(Por: Raymundo Riva Palacio)

En poco más de un año, Beatriz Gutiérrez Müller pasó de ser la esposa a la que escuchaba Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y carecía de voto y veto, a la esposa a la que el Presidente le hace caso y lo lleva a modificar políticas públicas y acciones de Gobierno. La vimos actuar por primera vez cuando lo empujó a un diferendo diplomático con España por exigir a manotazos una disculpa por la Conquista hace más de 500 años, y recientemente, al empujarlo a firmar la muerte de un órgano contra la discriminación que surgió del activismo y la presión de luchadores de la verdadera izquierda mexicana en beneficio de la nación, y provocar una polémica censura a la libertad de expresión.

A lo largo de este tiempo, Gutiérrez Müller se ha colocado en las antípodas de lo que su complaciente esposo dice no ser: déspota, autoritaria e intolerante. El último episodio, discutido ampliamente, sobre la insensibilidad y torpeza de Mónica Maccise, quien como titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), invitó al comediante Chumel Torres a un foro sobre racismo y clasismo después de que se había referido de manera racista y clasista sobre el hijo menor de la pareja presidencial.

Su intervención, sin facultad alguna para hacerlo, para que la Comisión cancelara el foro, fue preludio a que el Presidente pidiera el cierre del respetado organismo en México y el mundo -como lo han demostrado las críticas al presidente por su ataque al organismo-, y a sus más cercanos a exigir a la cadena HBO, que transmitía un programa de Torres, cancelarlo. Lo profundamente despreciable de los comentarios del comediante fueron superados por el condenable ataque a las libertades, sólo vistas hoy en día en regímenes autoritarios. Se puede argumentar que si el Presidente no detuvo esas acciones ilegales e ilegítimas es porque las avala y las escala.

Este desafortunado e inacabado episodio desnuda el talante de Gutiérrez Müller, quien no fue la primera vez que intervino con la fuerza implícita que le da ser la esposa del Presidente. El año pasado, cuando su hijo tuvo un accidente que ella misma hizo público en redes y convirtió un asunto privado en público, protestó airadamente a El Universal por publicar la fotografía del menor saliendo del hospital en una silla de ruedas. Los propietarios del periódico sintieron que tenían que compensarla y sacrificaron a dos experimentados editores y a una reportera.

La forma como irrumpe la señora presidenta, por la que nadie votó pero que toma decisiones que afectan a la sociedad, no tiene precedente. Otras primeras damas -un término que le choca que le apliquen, aunque no significa absolutamente nada y es un sinónimo popular para identificar a la esposa del Presidente aquí y otras partes del mundo-, que han tenido influencia sobre sus cónyuges, pero sin el talante abiertamente brutal, por lo violento de sus formas y consecuencias, como el que realiza Gutiérrez Müller.

Marta Sahagún, quien se casó con Vicente Fox en Los Pinos, fue precursora de la señora Gutiérrez Müller en convertir asuntos de vida privada en públicos, y usaba su influencia con su esposo, no para cambiar políticas públicas, sino para hacer gestiones para conocidos -algunos actuales colaboradores de López Obrador en Palacio Nacional, por cierto-, y tejer negocios al amparado del poder. La señora de Fox sí se llegó a quejar, en calidad de operadora de medios de su esposo, sobre coberturas periodísticas, pero sin amenazas ni gritos.

Fuera de Marta Sahagún no se recuerda a nadie con las ínfulas de poder que da compartir alcoba con el Presidente. Los abusos cometidos, como la frivolidad de Angélica Rivera, no causaron daño a la sociedad, sino más bien fue tóxico para su esposo Enrique Peña Nieto, a quien una casa adquirida en un claro conflicto de interés pavimentó el último trato de la carretera para que López Obrador llegara a la Presidencia.

Rivera nunca se quejó con los medios de los insultos soeces contra sus hijas, algunos de ellos proferidos por los que ahora se quejan de Torres. Margarita Zavala, que tenía una larga carrera política cuando Felipe Calderón, su esposo, llegó a la Presidencia, nunca se quejó de las duras críticas que recibieron, y si bien no dejó de hacer política partidista, no lo hizo de manera pública.

Previamente, ninguna esposa de Presidente actuó en la política, ni generó escándalos públicos. La única primera dama que vivió un episodio vinculado con una publicación fue Carmen Romano, esposa del presidente José López Portillo, cuando en la parte final del sexenio apareció un libelo –llamándola incluso meretriz-, en una revista del Instituto Nacional de Bellas Artes, que provocó una indignación que llevó a la destitución violenta de su entonces director, Juan José Bremer.

Más allá de aquello, no se habían vivido ataques frontales a las libertades como los que realiza la señora Gutiérrez Müller. El Presidente López Obrador insiste siempre en que respeta las libertades, lo que objetivamente es cierto, y que no hace lo que otros presidentes, que piden cabezas de periodistas, que también es cierto. Por eso mismo, al encontrarse en sus antípodas, su esposa tendría que contenerse o ser frenada. En términos de responsabilidad política y rendición de cuentas, la señora no existe, pero la tolerancia a sus acciones provoca alteraciones en la vida pública, lastiman a instituciones y provocan cambios en la política, que afectan a todos.

En el episodio con la Conapred y Chumel Torres, el sentido común y la indignación pública coinciden con la molestia de la señora Gutiérrez Müller. De ninguna manera en sus arrebatos, ni en la forma como se dejó influir López Obrador y actuar en consecuencia, lo que es improcedente e indebido para un Presidente, que respondió con acciones que afectarán a miles de personas el arrebato de su esposa.