Columnistas

FACETAS DE MÉXICO / ADVERTENCIA DE MÁS POBREZA Y DESNUTRICIÓN EN MÉXICO Y EN EL MUNDO

(Pascacio Taboada Cortina/Jorge Martínez Cedillo / Para Presencia en Puebla)

ADVERTENCIA DE MÁS POBREZA Y DESNUTRICIÓN EN MÉXICO Y EN EL MUNDO /

  • En México no hay estrategia ni preocupación por la posible escasez de alimentos y aumento de precios en básicos /
  • Alarma de productores del campo por recortes al presupuesto federal y bajas inversiones /

Si bien en México se sabe que más del 50 por ciento de la población guarda un "estatus" de pobreza y padece desnutrición, la presencia de la pandemia de Coronavirus 19, acentuará la falta de alimentos, sobre todo para las clases más necesitadas.

Hace unos días, el director general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió que "habrá crisis alimentaria mundial por la pandemia" y que "afectará de manera particular a centenares de millones de niños y adultos".

En México, desde hace muchos años, las instituciones gubernamentales, relacionadas con el esquema alimentario, tenían la precaución de acumular reservas técnicas de los componentes de la canasta básica, para un periodo mínimo de tres meses.

Sin embargo, ante lo inesperado de la pandemia y su duración activa de por lo menos unos ocho meses, el "Gobierno de la 4T" no ha tocado los temas de combate a la desnutrición y de la obligación de disponer de reservas alimentarias para más allá de la duración del desgraciado virus.

En su oportunidad, el subdirector general de la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) Julio Berdegué, afirmó que "la inseguridad alimentaria en América Latina (por supuesto incluido México) implicaría un retroceso de 15 años en la lucha contra el hambre.

Hay que recordar que Naciones Unidas reconoce que, a pesar de los programas de asistencia técnica en materia alimentaria, persisten, desde hace unos 20 años, 800 millones de personas en el mundo que no cumplen con el mínimo en alimentos. Es gente que duerme con el estómago vacío.

Añadió que "no se trata, en el caso de América Latina, de un problema de falta de comida, sino que no hay dinero para comprarla".

Para el gobierno de México, que preside Manuel López Obrador, no hay estrategia ni preocupación por la posible falta de alimentos, a pesar de la inquietud de millones de agricultores y pequeños productores, así como pescadores, por recortes al presupuesto federal, el desempleo en todos los sectores y la creciente inseguridad.