MÉRIDA.-  Enero 3 del 2023.-Tras las protestas de ejidatarios, artesanos, comerciantes, trabajadores independientes y guías de turistas en las principales vías de acceso a la zona arqueológica de Chichén Itzá para evitar que los turistas lleguen a visitarla, el INAH informó que se seguirá brindando el servicio a los turistas.

Ayer lunes 2 de enero los manifestantes bloquearon la carretera federal libre Mérida-Cancún desde las 8 de la mañana con dos retenes: uno en Xcalacop y otro en Pisté, a las puertas del Colegio de Bachilleres para impedir que los autobuses de turistas y visitantes lleguen a la zona arqueológica, esto en protesta de demandas no resueltas y presuntos malos tratos.

Un contingente de 50 militares de la Guardia Nacional realiza desde hoy una vigilancia y resguardo de la zona arqueológica de Chichén Itzá como medida de seguridad para los turistas y prestadores de servicios de este importante destino turístico de Yucatán.

El director del Centro INAH Yucatán, José Arturo Chab Cárdenas, viajó a esta zona arqueológica para tratar de instalar una mesa de diálogo respetuoso y proactivo con los manifestantes, para hallar una solución conjunta entre el gobierno federal y las personas que realizan el bloqueo de las carreteras de acceso a la maravilla del mundo moderno.

"La zona arqueológica continuará brindando sus servicios públicos, permanecerá abierta el día de hoy y quienes acudan a pie podrán ingresar al sitio arqueológico y realizar su recorrido", señaló el licenciado Chab Cárdenas. "Se ha desplegado 50 elementos de la Guardia Nacional que custodiarán las instalaciones federales y darán seguridad a los visitantes que lleguen a Chichén Itzá".

Dijo que el INAH Yucatán estará informando a los visitantes sobre las prestaciones de servicios para que no tengan afectación. Respecto a las manifestaciones, informó que el Centro INAH Yucatán continuará siendo respetoso de este movimiento y solicitará la instalación de una mesa de diálogo con los inconformes donde impere una plática respetuosa y proactiva entre el gobierno federal y los manifestantes.

Afectaciones para los turistas

Ayer, tras las protestas y bloqueos miles de turistas se quedaron sin visitar Chichén Itzá y, además, varios conductores que se dirigían a Mérida o viceversa por la vía libre se quedaron varados por varias horas. Muchos optaron por usar la vía de cuota para librar los bloqueos y llegar a su destino.

El Centro INAH informó que con este dispositivo de seguridad a cargo de la Guardia Nacional la zona arqueológica empezó a recibir visitantes, que llegan a pie por un camino que comunica con Chichén Itzá. Sin embargo, el bloqueo de la carretera Mérida-Valladolid, en el tramo de Pisté, donde está la zona arqueológica más visitada de México, continúa por ejidatarios, artesanos y guías de turistas. 

¿Por qué protestan en Chichén Itzá?

Las protestas, según explican los manifestantes se debe a la inconformidad de los ejidatarios desde hace años debido a al despojo de tierras -unas 500 hectáreas- del ejido y por las que exigen el 15 por ciento de los ingresos que captan mensualmente el INAH para sus comunidades.

Por su parte, artesanos y guías de turistas plantearon que de manera continua son agredidos tanto verbal como físicamente por el director de la zona arqueológica, Marco Antonio Santos Ramírez, y tres de sus subordinados, Octavio Juárez Rodríguez, Arturo Gutiérrez y Filiberto Bello, lo que los cansó y comenzaron a planear las acciones.