Inicio

Aumentan a 44 los muertos por estampida humana en Israel

ISRAEL.-Abril 30 del 2021.-(Agencias / Foto especial).-Unos 100 mil religiosos -en su mayoría ultraortodoxos- se habían congregado en el significativo monte donde se celebraba esta fiesta marcada por cánticos, bailes y hogueras, en el evento más concurrido en el país desde el inicio del coronavirus, que en la madrugada de este viernes derivó en una avalancha que acabó con la vida de casi medio centenar de personas que murieron aplastadas al quedar atrapadas en un estrecho recinto.

Los servicios médicos, cuerpos policiales y soldados del Ejército -que destinaron tropas de rescate sobre el terreno- estuvieron toda la noche atendiendo y evacuando heridos a los hospitales, y gestionando una situación de emergencia caótica debido a la enorme multitud concentrada.

Un gran número de ambulancias y helicópteros llegaron al lugar para trasladar a los heridos a centros médicos del norte y el centro de Israel. Una veintena de ellos permanecen en estado crítico, y las víctimas mortales podrían aumentar.

En las últimas horas, el Ministerio de Transporte envió cientos de autobuses y trenes para que los religiosos aún congregados en la zona pudieran volver a casa. Según el digital Times of Israel, muchos hombres, mujeres y niños continuaban en el Monte Merón, sin indicaciones claras sobre qué transporte coger.

La Policía israelí abrió pesquisas para indagar lo sucedido, en tanto que una investigación preliminar determinó que la tragedia fue causada por una avalancha en el recinto de un grupo jasídico denominado Toldot Aharon, según la emisora pública Kan.

Esta mañana la Policía comenzó a identificar a las víctimas “y trabaja para localizar a los desaparecidos”, dijo en un comunicado donde solicitó a los familiares que aporten datos concretos que puedan ayudar a identificar a sus seres queridos.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, lamentó lo sucedido, que calificó de “terrible desastre”, y esta mañana se desplazó al lugar.

“En esta hora difícil, las palabras no pueden ofrecer consuelo ni pueden describir la magnitud del dolor causado”, declaró el ministro de Defensa, Beny Gantz, que expresó por Twitter su “más sentido pésame con las familias que perdieron a sus seres queridos”.

Gantz añadió que las autoridades están “totalmente comprometidas con investigar los fallos” que pudo haber, “sacar las conclusiones necesarias y aplicarlas en el futuro para que este tipo de tragedias nunca se repita”.