Virtuoso pescado

Las proteínas del pescado, al contrario de lo que muchas personas creen, son de un valor biológico alto, prácticamente igual que el de las carnes rojas. Pero con una ventajosa característica nutricional, es un alimento bajo en grasas saturadas. La carne del pescado –sobre todo la del pescado blanco- es suave, tierna y de fácil digestión debido a su contenido bajo en tejido conjuntivo. Su colágeno es menos rígido que el de la carne y más sensible al cocinarla, por lo que puedes preparar deliciosas recetas.

Leer más: Virtuoso pescado

Limpiar a un pulcro consumado

La adecuada higiene de tu gato es de gran importancia para su salud, Como los gatos se limpian lamiéndose, hay que tener cuidado porque se tragan el pelo, que a la larga se les convierte en las temidas bolas que hacen estragos en el estómago y que incluso pueden llegar a enfermarlo gravemente. Para que esto no pase ¡lo mejor es un buen cepillado! También hay que darles malta o hierba gatera para ayudarles a eliminar esos pelos que se tragan.

Leer más: Limpiar a un pulcro consumado

Afecto sanador

Muchos especialistas han realizado un sin número de experimentos para comprobar la relación entre salud y amor. Entre los descubrimientos, se encontró que las personas que se encuentran enfermas y tiene alguien que las ame y que esté pendiente de ellas logran una recuperación más rápida que la de un enfermo al que nadie le destina afecto. También, el amor mejora nuestra calidad de vida y tendemos a enfermarnos menos, mientras los sentimientos negativos se ven neutralizados por los sentimientos positivos y nuestro organismo funciona mejor.

Leer más: Afecto sanador

A veces la leche cae mal

La intolerancia a la lactosa es un tema poco difundido, a pesar de que es una patología bastante común en Venezuela y América Latina. Muchas personas no conocen lo que significa y pueden sufrirla sin saberlo, confundiéndola a menudo con otros cuadros gastrointestinales como úlceras, gastritis, colon irritable o alergias. Dicha afección consiste en una serie de síntomas que se presentan en el área gastrointestinal, luego de consumir productos lácteos u otros alimentos que contienen lactosa, conocida popularmente como el “azúcar de la leche” y que es metabolizada por el organismo gracias a una enzima llamada “lactasa” que existe en la superficie del intestino delgado. Cuando, por diversas razones, el organismo produce poca o ninguna cantidad de lactasa, el cuerpo no puede asimilar la lactosa presente en ciertos alimentos y manifiesta un cuadro clínico que es característico.

Leer más: A veces la leche cae mal