Disfruta de la soledad

(GDA).-La soledad tiene muy mala reputación. “Pobre, está comiendo solo”, “No quiero quedarme sola con mis pensamientos” o “Jamás iría al cine sola”, son ideas que escuchamos con cierta frecuencia. Quizá una de las razones por las que nos oponemos tanto a la soledad es que equiparamos estar solo con sentirse solo. Y no son lo mismo.

Estar solo significa pasar tiempo solo, en compañía de ti mismo, hacer una actividad sin la compañía de alguien más, tomarte tiempo para ti mismo entre los períodos de convivencia social. Puedes leer un libro, escuchar música, cocinar, meditar o hacer tu ejercicio favorito.

Los introvertidos se sienten más cómodos haciendo cosas solos que los extrovertidos, aunque esto no significa que los primeros nunca deseen socializar o compartir sus experiencias con otros. Los extrovertidos también pueden aprender a pasar tiempo solos y disfrutarlo.

Sentirse solo implica sentirse aislado a pesar de querer estar con alguien más. Significa pasarlo mal o sufrir el hecho de no tener compañía o alguien en quien recargarse en tiempos difíciles. El sentimiento crónico de soledad puede incrementar el riesgo de problemas cardíacos, obesidad, ansiedad, depresión, Alzheimer, hipertensión.

Al lado positivo de la soledad. Pasar tiempo solo tiene sus beneficios. Lo más importante es elegir y disfrutar del tiempo que pasas solo o sola. Estar solo es dañino solo si lo vives como un castigo o si sientes que los demás te excluyen de su vida social.

Los beneficios de darte el tiempo para estar solo son:

Te permite disfrutar de las actividades que te gustan a tu propio ritmo y como a ti te gusta. Te da tiempo para concentrarte en tus intereses.

Te facilita a aprender más acerca de ti mismo y reflexionar sobre tus viviencias. Te permite conocerte mejor.

Te ayuda a enfocarte más en la actividad que estás haciendo. Enfocas más tu atención, lo que te ayuda a recordarla con mayor gozo.

No tienes que negociar con otros qué hacer y cómo hacerlo, por ejemplo, a qué restaurante ir a comer y cómo llegar al lugar. Cuando estás con otros es necesario hacer a un lado tus intereses y deseos para dar paso a los de los demás.

Incrementa tu creatividad. Al intentar resolver algunos problemas que surgen cuando estás en soledad, tienes que recurrir a la innovación y la creatividad.

Te ayuda a apreciar más a los demás y a que te aprecien más. La distancia hace que extañes a quienes te importan. Es difícil extrañar a quien siempre y en todo momento está a nuestro lado.

Aprende a estar solo

Haz un plan. Aparta un tiempo para estar solo, de esta manera lo aprovecharás aún más. Asegúrate de que sea una elección voluntaria: que no te estás forzando a estar solo cuando en realidad quisieras convivir socialmente con otros. Dedica este tiempo para ti, puede tratarse de una tarde-noche o un fin de semana.

Elimina las distracciones. Asegúrate de apagar cualquier dispositivo (sobre todo el teléfono) para aprovechar al máximo el tiempo contigo. Evitará la tentación de ponerte a trabajar o contestar mensajes relacionados con el trabajo.

Valora la soledad. En un mundo en el que se tiene una idea negativa de lo que es estar solo, aprende a estar con tus pensamientos. Esto no significa que tienes que sentarte, quieto y en silencio solo a pensar. Recuerda, estar solo implica hacer cosas sin la compañía de alguien más y sin las distracciones asociadas al teléfono y la computadora.