Sigue estos 8 tips para mejorar la circulación en las piernas

Hay una serie de problemas que pueden provocar una mala circulación en las piernas. Desde coágulos de sangre hasta venas varicosas, obesidad y diabetes, los problemas de circulación sanguínea son algo que puede afectar a casi cualquier persona.

Por eso es importante hacer un seguimiento de los signos y síntomas de la mala circulación en las piernas y tratar de detener, o al menos controlar, el problema antes de que empeore.

Estos son algunos de los síntomas más comunes que puede ver y sentir si sufre de mala circulación sanguínea:

Entumecimiento

Manos y pies fríos

Fatiga

Venas varicosas

Calambres musculares

Hinchazón de las piernas

Problemas digestivos

Úlceras en piernas y pies.

Sensación de hormigueo

Mareo

Si alguno de estos le suena familiar, siga leyendo para comprender las formas naturales de mejorar la circulación sanguínea en sus piernas. Si alguno de los signos o síntomas anteriores aparece repentinamente o le preocupa, escuche a su cuerpo y vaya a ver a un médico de inmediato.

Consejos para mejorar la circulación sanguínea en tus piernas de forma natural

Empiece a caminar

Caminar es una de las mejores formas de bajo impacto para hacer que su circulación se mueva de manera saludable. Hay otras formas en las que puedes hacer que tu corazón lata y que tu circulación funcione, pero cosas como correr pueden ser bastante duras para tu cuerpo, especialmente si tienes otros problemas de salud.

Caminar es algo en lo que casi todo el mundo puede participar y es una de las mejores formas de mejorar la circulación sanguínea en las piernas de forma natural.

Eleve las piernas

Si sufre síntomas de mala circulación, este es un remedio fácil para usted. Aquí hay un par de formas diferentes de elevar las piernas:

Acuéstate en el suelo con los glúteos contra la pared, eleve las piernas contra la pared y mantenlas rectas.

Acuéstese en el sofá, el piso o la cama y levante las piernas por encima del nivel del corazón sobre almohadas o cojines.

Al hacer esto, ayuda a que su sangre regrese más fácilmente a su corazón, lo que evita que se acumule e incluso puede ayudar a reducir el riesgo de un coágulo de sangre.

Practica el yoga

El yoga es una forma fantástica de aumentar el flujo sanguíneo y al mismo tiempo ayuda a abordar una serie de otros problemas, incluidos la ansiedad y el estrés. También es de bajo impacto, que es algo que debe buscar si padece problemas de venas y circulación.

Puede comenzar lentamente con el yoga y avanzar hasta clases más avanzadas a medida que se sienta más cómodo. Hay muchas poses diferentes que pueden aliviar la mala circulación sanguínea, pero algunas son mejores que otras. Las posturas de yoga recomendadas incluyen la de la silla, el perro hacia abajo, la postura de la montaña y la postura del triángulo.

Mantente hidratado

Mantener una cantidad saludable de agua en su sistema significa que su sangre tendrá una circulación más fácil. Ya sea que sufra de problemas de circulación sanguínea o no, debe asegurarse de beber mucha agua durante el día.

Si tiene problemas para beber suficiente agua durante el día, puede considerar usar una aplicación para recordárselo.

Use medias de compresión

Las medias de compresión hacen maravillas para mejorar el flujo sanguíneo a las piernas.

Son útiles para viajar y para el uso diario si tiene mala circulación en las piernas y los pies. Estos calcetines ayudarán a prevenir los coágulos de sangre y reducirán la hinchazón, todo a un bajo costo. Aunque las medias de compresión no curan las venas varicosas, a menudo ayudarán a controlar el malestar que puede causar la enfermedad de las venas.

Reciba un masaje

Un masaje es una excelente manera no solo de sentirse relajado, sino también un remedio más natural para mejorar su circulación. A menudo, las personas tienen una inmensa cantidad de presión acumulada en diferentes áreas de su cuerpo, y un masaje es la forma ideal de liberar esa presión. Al hacer esto, la sangre oxigenada puede fluir al área, lo que ayuda a promover una circulación saludable.

Estíralo

Si no puede salir a caminar o hacer yoga, busque tiempo para hacer estiramientos. Notarás la diferencia en tu circulación. Concéntrese en girar los tobillos, así como en estirar los isquiotibiales y las pantorrillas para que la circulación sanguínea fluya nuevamente en sus piernas.

Tome un baño

Mejorar la circulación puede ser tan fácil como bañarse. El agua tibia en un baño ayuda a que sus venas y arterias se expandan, lo que le da a la sangre el espacio que necesita para fluir más adecuadamente a través de su cuerpo. Asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente porque puede irritar las venas varicosas y causar dolor.

Si bien todas estas son excelentes formas de mejorar la circulación sanguínea en las piernas de forma natural, si sufre problemas continuos de circulación sanguínea, es mejor que programe una cita con un especialista en venas. De esta forma puedes estar seguro de que no es algo más grave y si lo es, entonces puedes encontrar el tratamiento adecuado.