Gimnasia para el rostro

Reafirmar la cara y el cuello para que el rostro luzca joven, lozano y sin tensiones a cualquier edad practique unos sencillos ejercicios para los músculos faciales, que harán innecesaria cualquier cirugía estética. La gimnasia facial es una sencilla serie de ejercicios destinados a hacer trabajar los músculos de la cara y tonificarlos. Lo primero, es tomar conciencia de ellos para preservar los contornos y formas del rostro, mejorarlos si es posible y brindar a la piel un mejor sostén para conservar una cara tonificada y evitar la caída de los rasgos.

Sólo se requieren un espejo, un poco de práctica y la ayuda de las propias manos para relajar la expresión y hacer que el rostro luzca lozano, tonificado y rejuvenecido. Para aprovechar al máximo esta gimnasia, los expertos sugieren ejercitar todos los músculos de la cara, efectuando al menos un ejercicio para cada uno, para ejercer una acción completa sobre el rostro, insistiendo en las zonas que más lo necesiten, y ejercitarse por la noche.

Los ejercicios deben hacerse tranquilamente, con lentitud, a fondo y sin interrupciones. Si no hay tiempo para cumplir todo el programa, conviene seleccionar los que mejor correspondan a la propia cara o practicar los gestos sencillos en los ratos perdidos. A continuación, ¡manos a la cara!

SIN OJERAS, BOLSAS Y ARRUGUITAS

Con la cabeza bien erguida y los ojos abiertos, ponga los dedos índice sobre el párpado inferior, de modo que se sienta la contracción al cerrar los ojos. Inspire y, al espirar, levanteal máximo el párpado inferior comopara cerrar los ojos, mientras que losdedos índices se oponen a estemovimiento sujetando la piel. Vuelvaa la posición inicial, conserve serenoel resto de la cara y evite mover elpárpado superior.

CEJAS ALTAS Y PÁRPADOS CON TONO

Mantenga la cabeza bien erguida y abra bien los ojos. Inspire y, al espirar, levante las cejas todo lo posible, de una sola vez. Con los pulmones vacíos, conserve esta posición contando hasta 5. Vuelva a la posición de partida y repita el ejercicio 10 veces.

SIN ARRUGAS AL FRENTE

Coloque los dedos meñique, anular y medio en la parte superior de su frente. Haga subir y bajar los dedos, así como la línea de los cabellos mediante la contracción de los músculos de la frente. Repita el ejercicio de 10 a 20 veces.

REAFIRMAR LA CARA Y EL CUELLO

Con la cabeza erguida, boca cerrada, puños cerrados y pulgares bajo la barbilla, encaje el mentón en el espacio existente entre los pulgares e índices. Inspire y, al soltar el aire, empuje fuerte con los pulgares hacia arriba, al mismo tiempo que intenta abrir la boca todo lo que pueda. Inspire, relaje después y abra la boca todo lo que pueda. Espire y empuje con los pulgares hacia arriba, para intentar cerrar la boca. Repita el ejercicio 10 veces.

MEJILLAS FIRMES

Ponga la mano, salvo el pulgar, sobre las mejillas, donde se insertan los músculos en los maxilares, sintiendo cómo se contraen y aprietan las mandíbulas. Inspire y, al soltar el aire, lleve los labios, la cara y los músculos hacia adelante todo lo que pueda, mientras las manos bloquean los músculos de los maxilares hacia atrás. Vuelva a la posición inicial y bloquee bien los músculos, sin tirar de la piel con las manos.

LABIOS MÁS BONITOS

Sitúe los pulgares en el interior de las comisuras de los labios, colocados para pronunciar la letra O. Al espirar intente cerrar la boca, manteniendo la presión de los dedos.