Consejos muy prácticos para conservar yuca en perfectas condiciones

Podemos conocerla por varios nombres: maniot, mandioca o el más famoso, yuca. Esta raíz es muy utilizada en la cocina latinoamericana y podemos asimilarla al uso que podemos dar a la patata o la batata. Sirve de acompañamiento y tiene un sabor muy rico y característico, además de un montón de beneficios para el organismo.

La yuca es buena para la digestión (con ella no tendremos acidez) y baja en grasas, por lo que es un gran alimento para bajar de peso aunque debes tener cuidado con consumirla a menudo, puesto que puede llegar a afectar a la tiroides. Tiene un efecto saciante, es fuente de proteínas y vitaminas y debido a esto también es una gran ayuda para

protección de nuestros huesos.

Si quieres incluirla en tu dieta como el alimento versátil que es puedes hacerlo de una forma sencilla, de forma que pueda aportar variedad a tus platos. Conservarla una vez comprada es muy sencillo, solo tienes que echar un vistazo a los consejos prácticos para conservar yuca en perfectas condiciones que en Diario Femenino vamos a contarte. ¡No te lo pierdas!

Escoge bien en el supermercado

El primer paso para que la yuca nos aguante más tiempo es escogerla bien en la compra. Para ello comprobaremos que no tiene golpes ni partes dañadas. También es importante que no tenga zonas blandas ni textura extraña que cambie de una parte a otra o desprenda un olor fuerte.

Raíz, en parte oscura y fría

La yuca es una raíz y como suele suceder con todos los alimentos de este tipo es muy recomendable conservarla en un lugar no demasiado cálido, húmedo y luminoso. ¿Cuál es la mejor opción? Guardarla en una zona fría, seca y oscura, que detenga los procesos enzimáticos que causan su deterioro. Por ejemplo, una despensa con buenas condiciones de temperatura. Si no es posible tener esas condiciones lo mejor será almacenarla en la nevera.