Trucos para conservar pepinos (frescos o encurtidos) varias semanas

Pocas veces caemos en que verduras como el pepino también necesitan de unas condiciones óptimas para ser conservadas y consumidas con todas sus propiedades. ¿En cuántas ocasiones nos habremos tomado el pepino un poco arrugado por el paso de los días? Sin embargo, basta solo con saber algunos trucos para conservar pepinos varias semanas, tanto si son frescos como encurtidos. Además, si te has juntado con una gran cantidad de pepinos existen otras formas de almacenarlos para aprovecharlos de manera distinta a lo largo del año. ¡Te las contamos todas!

Si no has empezado los pepinos

En primer lugar deberemos lavarlos y limpiarlos adecuadamente de forma que no quede nada de agua en su superficie. Una vez secos, los envolveremos en un papel de cocina con el objetivo de que absorban toda la humedad y podremos cubrirlos con una bolsa de plástico con agujeros para que transpire. Con esto conseguiremos que no se produzca demasiada humedad y que no aparezca moho pero, a la vez, que no se vean afectados por el gas etileno que puedan producir otras frutas o verduras. El mejor lugar para guardar los pepinos será el cajón de verduras de tu nevera.

Si has empezado un pepino y lo has dejado a medias

Seguro que no es la primera vez que dejas un pepino o un calabacín empezado. Con el paso de los días te ves obligada a cortar esa primera rodaja porque se ha puesto fea y está arrugada. Con este truco podrás olvidarte de eso: solo debes guardar la "tapa" o el extremo del pepino. Cuando hayas acabado de usarlo vuelve a poner el extremo como tapa del mismo y clávalo con un palillo de dientes, a modo de "sombrero". Así se conservará fresco como si lo empezaras de nuevo.