¿Cómo conservar remolacha?... Los consejos que te daría tu abuela

Muy característica por su llamativo color, la remolacha es además un alimento muy beneficioso para nuestra salud. Es posible que, en algunas ocasiones, nos cueste saber cómo aprovecharla en nuestros platos, pero la realidad es que nos ayuda a completarlos de una forma sana y rica en vitaminas, ácido fólico, fibra y antioxidantes. te contamos cómo conservar remolacha con unos consejos de abuela fabulosos. ¡Apunta, apunta y ni se te ocurra tirar a la basura esa remolacha que te ha sobrado!

Cómo mantener en buen estado la remolacha cocida

Sin duda, el objetivo de cocer la remolacha va a ser consumirla en pocos días, añadirla directamente a batidos o purés o congelarla para que nos aguante más. La remolacha cocida en nevera dura mucho menos que la cruda pero, como siempre te decimos, de ti depende cómo distribuirla y de cuántos platos diferentes quieras hacer con ella. Una vez cocinada te durará alrededor de 5 días.

Podemos hacerla en una olla con agua, sal y un chorrito de vinagre. En primer lugar, cortaremos las hojas (como te hemos dicho antes, ¡no las tires! Aprovéchalas para un caldo de verduras). No cortaremos nada más ni las pelaremos. Cuando el agua empiece a hervir, echaremos la remolacha y dejaremos cocer. Dependiendo de su tamaño, puede estar cociendo aproximadamente entre tres cuartos de hora o una hora, pero lo iremos viendo sobre la marcha.

Una vez cocida, dejamos enfriar y guardamos sin pelar en la nevera. Podemos hacerlo en un tupper de plástico o cristal hermético. La pelaremos cuando la vayamos a consumir o a congelar y el procedimiento será el mismo que si peláramos una patata cocida. Eso sí, ¡ten cuidado al cortarla! Esta raíz mancha muchísimo y las manchas que deja son difíciles de eliminar, así que tenlo en cuenta. Por último, una opción más sería congelarlas