Que las náuseas no compliquen tu embarazo. Aquí unos consejos

Al respecto de los famosos ascos existen cientos de creencias al respecto –como la de los antojos, la cual recientemente fue desmentida-, desde que una mayor presencia de ellos indica que tendrás una niña con mucho cabello o que si tienes una presencia exagerada de ellas podrías ser la afortunada mamá de mellizos.

Sin embargo, las náuseas en el embarazo pueden estar presentes en el primer trimestre y hasta muy avanzada la gestación; incluso hay mujeres que llegan al octavo mes aún presentando esta clase de malestares físicos propios de estar embarazada.

Si tus molestias por los ascos son demasiadas, quizá sea momento de que tomes algunas medidas para procurar que tu tiempo embarazada sea mucho más llevadero y pacífico, principalmente porque este vómito puede ser sumamente extenuante y hasta tiene la capacidad de deshidratarte.

Debes saber también que cada mujer es diferente, por lo tanto algunas presentarán más o menos ascos al estar embarazada; mientras que algunas más podrían simplemente pasar desapercibidas en cuanto a los malestares. Por otra parte tampoco te recomendamos seguir remedios caseros porque podrían provocarte aún más incomodidad.

 Consejos para sobrellevar los ascos durante la gestación

Presta atención a lo que comes

Para hacerle frente a las náuseas por el embarazo te recomendamos en primera instancia cuidar de lo que comes y no dejarte llevar demasiado por antojos altos en carbohidratos que podrían provocarte otro tipo de padecimientos.

Haz comidas más pequeñas

De acuerdo con Guía Infantil, una recomendación efectiva es no hacer comidas demasiado pesadas que te provoquen malestares incómodos. Come pequeñas porciones durante todo el día para que tu cuerpo no resienta y los ascos no se apoderen de ti.

Agrega esta bebida a tu lista

Los médicos también comparten que es bueno tomar té de jengibre para quitar esa sensación de náusea recurrente. ¡Ah, y no olvides que no es muy recomendable tomar bebidas frías y demasiado azucaradas!

Tener un buen descanso, alimentarte sanamente, realizar actividades físicas moderadas ayudarán a que tu embarazo resulte menos afectado por los ascos.