Virtuoso pescado

Las proteínas del pescado, al contrario de lo que muchas personas creen, son de un valor biológico alto, prácticamente igual que el de las carnes rojas. Pero con una ventajosa característica nutricional, es un alimento bajo en grasas saturadas. La carne del pescado –sobre todo la del pescado blanco- es suave, tierna y de fácil digestión debido a su contenido bajo en tejido conjuntivo. Su colágeno es menos rígido que el de la carne y más sensible al cocinarla, por lo que puedes preparar deliciosas recetas.

La cantidad de grasa en estos alimentos es muy variable. Depende de la especie de pescado y de otros factores como el período del año o la edad del pescado (los ejemplares de más edad son más ricos en grasa). Pero una de las cualidades que hacen del pescado un alimento perfecto para la salud del corazón, se debe precisamente a su contenido en ácidos grasos omega 3.

Para la nutricionista Marielba Ruzi, los ácidos grasos omega 3 son muy beneficiosos para el corazón porque reducen los niveles altos de triglicéridos en el síndrome metabólico, disminuyen el riesgo de arritmias, retardan el proceso de acumulación de placa grasa en las arterias (aterosclerosis), protegiendo de infartos y accidentes cerebrovasculares. La caballa, la trucha de lago, el arenque, las sardinas, la albacora (o atún blanco) y el salmón son pescados grasos. Estos pescados son ricos en ácidos grasos omega 3.

RICO EN NUTRIENTES

Además, el pescado es rico en sales minerales como yodo, selenio, fósforo, potasio, calcio, hierro y magnesio. También es una buena fuente de vitaminas, en especial los pescados grasos, que contienen vitaminas A y D, y algunas del grupo B. El pescado congelado tiene un valor nutritivo muy parecido al pescado fresco siempre que la congelación, conservación y descongelación se hayan hecho de forma correcta.

SUSTANCIOSA ESPINA

La ingesta de pescados cuya espina también se come, como es el caso de especies pequeñas o enlatadas (sardinas, anchoas), es una fuente alimenticia de calcio. Sus funciones son importantes porque el calcio interviene en la formación de los huesos y dientes, en la contracción de los músculos, en la transmisión del impulso nervioso y en la coagulación de la sangre.

AL COMPRAR

Antes de adquirir un pescado, toma en cuenta ciertas recomendaciones: olor fresco, la carne debe ser blanca o ligeramente rosada, firme, elástica y resistente a la presión de los dedos, la cola debe ser firme y los ojos brillantes y saltones, la piel brillante y húmeda, no grasosa, con las escamas adheridas y el vientre no debe estar abultado. En el caso de los enlatados: escoger una marca conocida, observar que la etiqueta sea auténtica y verificar fecha de vencimiento y registro sanitario, observar que la lata no esté abollada, hinchada, oxidada o con filtraciones.

PROPIEDADES

Antiinflamatorias

El consumo de pescado azul puede resultar beneficioso para aliviar los síntomas de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Prevención de diabetes

En un reciente estudio epidemiológico se observó que la prevalencia de la diabetes mellitus no dependiente de la insulina y acompañada de obesidad es significativamente más alta en países con un consumo de pescados más bajo que en aquellos en los que se consume pescado de forma habitual.

Prevención de cáncer

El consumo de una dieta prudente en la que se incluyen frutas, hortalizas y verduras, cereales y pescados está relacionado con una menor prevalencia de esta enfermedad.

Fácil de digerir

Las carnes ricas en tejido conjuntivo precisan mayores tiempos de cocinado (carnes para guisar o estofar), a diferencia de los pescados, que por su bajo contenido en colágeno resultan más tiernos y fáciles de digerir.