Solo Para Mujeres

¿Eres propenso al acné? Sigue esta rutina de cuidado de la piel

El acné es un problema común de la piel, y es esencial comprender qué lo causa para poder ayudar a nutrir su piel. En términos simples, el acné puede ser causado cuando los folículos pilosos de su piel están bloqueados.

Esto conduce a la aparición de puntos blancos, espinillas o granos. Si bien aparecen con mayor frecuencia en la cara, también se pueden ver en el pecho, la parte superior de la espalda y los hombros.

La piel propensa al acné exige atención adicional en términos de cuidado de la piel, y hoy, le diremos cómo hacerlo en pasos simples.

Pasos para un cutis sin acné

Lo primero es limpiar tu piel antes de continuar con cualquier otra cosa. Recomendamos usar un limpiador facial a base de aceite, seguido de un lavado facial. Una vez hecho, séquelo. Pero asegúrese de no frotar demasiado la piel; Limpiar con movimientos circulares suaves.

Siga aplicando una máscara de arcilla. Esto sirve para eliminar el exceso de aceite y la acumulación con el objetivo de prevenir el acné. Úselo una vez por semana sin falta para obtener mejores resultados.

Cuando la máscara se haya secado, use una esponja de microfibra para limpiarla. La razón detrás del uso de una esponja es ser lo más suave posible con su piel.

El skincare es un tema muy utilizado por los beauty bloggers.

Para evitar el acné, es importante que utilices material que no dañen tu piel.

Ahora es el momento del tónicos. Teniendo en cuenta que los poros obstruidos son responsables del acné, los tónicos son imprescindibles en su rutina de cuidado de la piel.

tome un poco de tónico sin alcohol en las palmas de las manos y frótese la cara de manera uniforme. Esto ayuda a limpiar la suciedad en los poros, ayudando a que la piel respire.

Para darle un impulso a su piel sensible, aplique un suero de niacinamida y masajee su cara para aumentar el flujo sanguíneo. Es una bendición para la piel propensa al acné, ya que protege la piel del daño externo al mismo tiempo que trata el acné y las manchas oscuras y la pigmentación.

 

Los sueros, en general, son una gran adición a su régimen, ya que tiene muchos beneficios. Primero, ayuda a mejorar la textura de la piel gracias a la abundancia de colágeno. Segundo, con el tiempo notarás que el tamaño de tus poros abiertos se ha reducido. Esto, a su vez, significaría puntos negros y espinillas menores. Tercero, los sueros aseguran menor inflamación, enrojecimiento y sequedad; en cambio, la piel se verá húmeda, fresca e hidratada.

Para aquellos que se preguntan si los humectantes y sueros funcionan esencialmente de la misma manera, la respuesta es no. Si bien pueden compartir ingredientes y propiedades, los sueros se absorben más fácilmente por la piel y funcionan debajo de la epidermis, mientras que los humectantes trabajan en la capa superior y retienen toda la humedad.