Solo Para Mujeres

Errores comunes que se cometen al cocinar huevos

Cocinar los huevos puede pretender ser es una tarea muy fácil pero la verdad es que hacer huevos fritos, duros o revueltos tiene un poco más de técnica de lo que parece.

Los huevos son básicos en la mayoría de las cocinas del globo terráqueo. Es un alimento versátil, nutritivo y económico, que en teoría, es muy sencillo de preparar. Sin embargo, al cocinarlos se pueden cometer diversos errores que afectan su sabor y textura.

ERRORES CUANDO COCINAS HUEVO FRITO

Usar una sartén que no sea antiadherente es un error común, es por esto que el huevo se queda pegado. Cocinar en una sartén donde los alimentos se quedan pegados no vale la pena, estropea cualquier plato que estés preparando.

Usar muy poco aceite es otro de los errores si estás preparando huevo frito, debes tener la materia grasa para freírlo. Si se coloca poco aceite también se arriesga el que la yema quede cruda y no en su punto. Luego puedes poner el huevo sobre papel absorbente para retirar el exceso.

ERRORES CUANDO COCINAS HUEVO HERVIDO (HUEVO DURO)

Agregar los huevos fríos de nevera al agua hirviendo en un error frecuente, debido a que tienden a agrietarse y dañar su cocción. Por ello, primero agrega los huevos en el agua fría y luego ponlos al fuego para que suba la temperatura de manera gradual.

Dejar los huevos en la olla durante demasiado tiempo es un error usual. Si se deja los huevos mucho tiempo en la olla se seca la yema por lo que se pierde sabor y textura. Unos 8 - 10 minutos de cocción son más que suficientes.

ERRORES CUANDO COCINAS HUEVO REVUELTO

Cocinar los huevos revueltos con fuego alto es uno de los errores que más se comete. La textura de los huevos es delicada y para hacerlos revueltos, se recomienda fuego bajo/medio para que no se cuajen y sequen. Precalienta la sartén a fuego medio, luego baja un poco el fuego y agrega los huevos para que queden en su punto.

Otro error habitual es mezclar los huevos en la sartén en lugar de batir los huevos antes de añadirlos al fuego. Esto para evitar una cocción desigual y que el sabor y el aspecto se vean afectados.

OTROS DATOS SOBRE LOS HUEVOS:

Revisar la frescura y calidad de los huevos al comprarlos. Cuanto más fresco es un huevo, mayor es esa calidad.

Meterlos en la nevera está bien pero tenerlos en las hueveras de plástico es un error. Es preferible mantenerlos en su propio envase para que no entren en contacto directo ni absorban olores de otros alimentos.

Otro error es lavar los huevos antes de tiempo. Si están muy sucios quita los excesos con un paño o trapo antes de meterlos en la nevera. Realmente los huevos solo deben mojarse justo antes de utilizarse para que no dé tiempo a que los gérmenes se desarrollen en su interior (ya que al estar mojarse puede absorberse por los poros de la cáscara).

Es errado pensar que el huevo produce colesterol. Sí es verdad que es un alimento con altos niveles de colesterol, pero ese colesterol no llega a la sangre. O al menos no ocurre de la misma manera que cuando se consumen grasas trans o saturadas (y el huevo no es un alimento rico en estas).