COVID-19 aumenta desigualdades en México

Abril 7 del 2021.-Con la finalidad de reflexionar sobre el impacto y cambios en las estructuras que ha generado la pandemia de COVID-19, la  Fundación para la Investigación y Educación en Salud Pública (FIESP),  en coordinación en el Instituto Nacional de Salud Pública y su patronato, organizó la Teleconferencia: Perspectivas económicas y sociales de México frente al COVID-19. 

Durante su participación la Dra. Graciela Teruel Belismelis, Directora del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social de la Universidad Iberoamericana, detalló los resultados de la Encuesta sobre los Efectos del COVID-19 que realizó esta institución en coordinación con UNICEF, referente al cambio del bienestar de los mexicanos. 

Explicó que algunos de los resultados señalan que COVID19 está cambiando el mercado de trabajo en nuestro país,  4 de cada diez mexicanos perdió su empleo o dejó de trabajar entre marzo a diciembre del 2020, es decir, durante  la  pandemia,  “en  desocupación  los  más  vulnerables  son  los  trabajadores  de  menor  nivel socioeconómico, de nivel bajo y medio, así como los que se encontraban en el sector informal, tenemos el dato que el 32 por ciento de la PEA (Población Económicamente Activa) cambió de empleo, de éstos el 46 por ciento se mantuvieron en empleos informales”.  

Teruel Belismelis indicó que el 58 por ciento de la población trabajadora recibió un salario menor, en términos de ingresos 7 de cada diez mexicanos reportó una reducción importante en sus ingresos, incluso uno de cada 3 reportó una pérdida hasta del 50 por ciento. 

“La realidad es que el COVID está exacerbando estas desigualdades ya existentes, particularmente en los de menor nivel socioeconómico. Por ejemplo, 7 de cada 10 reportó menor ingreso, mientras que, en el lado opuesto, en los de un mayor nivel socioeconómico es 4 de cada 10, estas diferencias se siguen haciendo cada vez más grandes”. 

En tanto, el Dr. José Luis Figueroa Oropeza, Investigador de la Dirección de Economía de la Salud e Innovaciones de Sistemas de Salud, expuso que el gasto de los hogares destinado a salud en promedio aumentó en un 5.8 por ciento, “en términos generales los hogares fueron capaces de mantener el nivel de gasto en alimentos, es posible que estos patrones se modifiquen en el contexto de una crisis económica prolongada”.   

 Esta actividad contó además  con la participación del   Dr. Miguel Székely, Director del Centro de Estudios Educativos  y  Sociales;  del  Dr.  Héctor  Nájera,  Investigador  del  Programa  Universitario  de  Estudios  del Desarrollo, UNAM, del Dr. Gonzalo Hernández, Director de la Red de Pobreza Multidimensional, Oxford; la Dra. Arantxa Colchero, Investigadora de la Dirección de Economía de la Salud e Innovaciones de Sistemas de Salud y del Dr. Rodolfo de la Torre García, Director Especialista en Desarrollo Social con la Equidad. 

Los investigadores coincidieron en que los impactos que ha traído consigo la pandemia no sólo se están dando a corto plazo, sino que tendrán repercusiones a largo y mediano plazo, aunque aún se pueden resarcir algunos como en el ámbito educativo, por ejemplo, midiendo la afectación en el aprendizaje para emprender alguna estrategia que permita resarcirlo dando un tratamiento especial. En suma, se requieren impulsar políticas públicas para contener los efectos adversos, en particular para resolver los problemas de los 12 millones de personas que están cayendo en pobreza o pobreza.  

Por su parte, José Ignacio Ávalos Hernández, Presidente del Patronato del Instituto Nacional de Salud Pública, consideró que la pandemia actual está agravando severamente las desigualdades sociales, no solamente en temas que afectan la renta o el ingreso, sino alcanzando también y quizá con mucha mayor profundidad, la salud e integridad física y emocional de las personas. 

“Nos encontramos en una crisis sin precedentes, lograr una predicción certera del saldo final resulta una tarea que pareciera casi imposible de alcanzar”, señaló y agregó que la Fundación para la Investigación y Educación en Salud Pública continuará con estas actividades de reflexión sobre los inminentes cambios en las estructuras y realidades de nuestro entorno.