Lun02182019

Last updateMar, 19 Feb 2019 1am

Fue condenada a muerte por discutir por un vaso de agua y tras 8 años logró la libertad

PAKISTAN.- Enero 30 del 2019.- (GDA / Foto EFE).- Asia Bibi es una una obrera agrícola paquistaní de casi 50 años y madre de cinco hijos. En 2010 su vida cambió para siempre. Ese año, la mujer fue condenada a muerte por blasfemia, tras una discusión por un vaso de agua con vecinas musulmanas de la aldea en que vivía, en Punyab (noreste).

Y es que dos mujeres musulmanas con las que trabajaba Asia en el campo la acusaron de haber insultado al islam a raíz de una pelea sobre el por qué había usado para beber el mismo vaso que ellas no siendo musulmana. Entonces Asia Bibi fue sentenciada a muerte en 2010. Perdió una apelación ante la Audiencia Provincial de Punyab cuatro años después, aunque siempre negó la blasfemia.
A nueve años de aquel suceso, Bibi por fin puede respirar aliviada. El Tribunal Supremo de Justicia de Pakistán desestimó un recurso presentado en contra de la absolución por blasfemia de la mujer cristiana y de esa manera la habilitó para que pueda dejar el país.
El caso de Asia Bibi y sobre todo su batalla judicial alcanzó resonancia internacional y atrajo la atención de los papas Benedicto XVI y Francisco, quien se reunió con una de sus hijas.
La anulación de esa sentencia de muerte llegó en octubre de 2018, pero un grupo radical islámico recurrió aquel fallo y solicitó que se ejecutara a la mujer.
Sin embargo, las muchas irregularidades en la causa ha desenmascarado los graves problemas que enfrenta una sociedad paquistaní polarizada por las creencias religiosas y una ley de blasfemia controvertida y que en ciertos casos, como el de Bibi, no se ajusta a la realidad.
"Por méritos propios, esta apelación queda desestimada", dijo el juez Asif Saeed Khosa, citado por la prensa paquistaní. La decisión del magistrado supone un duro golpe para el partido islamista de extrema derecha Tehreek-e-Labaik, que tras la sentencia exculpatoria de octubre lanzó a sus seguidores a la calle y paralizó el país durante tres días de protestas, referencia el diario español El País.
En aquel momento, el líder del partido, Muhamad Afzal Qadri, aseguró que los tres jueces del Tribunal Supremo que decidieron anular la condena por blasfemia dictada contra la cristiana Asia Bibi, merecían la muerte.
Las manifestaciones tuvieron su final solo cuando el gobierno aceptó que Asia Bibi no abandonara Pakistán hasta que fuera resuelto el recurso presentado por Mohammad Salam, el mismo clérigo que la denunció en 2009.

Ahora, el Supremo ha reiterado que la condena contra Asia Noreen (nombre legal de la mujer conocida popularmente como Asia Bibi) se basó en pruebas falsas. "Se dijeron tales mentiras que una declaración no encaja con la otra", manifestó el juez citado por el periódico Dawn.
El abogado de Asia Bibi, Saiful Malook, ya solicitó asilo para la mujer en Holanda. Concluida la pesadilla judicial, Asia podrá finalmente reunirse con su familia. Según dijo a Efe el abogado, sus hijos se encuentran ya en Canadá, cuyo primer ministro, Justin Trudeau, se ofreció a ayudar el año pasado.
Los defensores de los derechos humanos encontraron en en Asia Bibi el símbolo contra los atropellos de la ley que reprime la blasfemia en Pakistán, más de una vez utilizada para temas de índole personal.

www.presenciaenpuebla.com.mx

Oficinas: Pirv 6 A Oriente 2804-1 Col. Santa Bárbara Norte

C.P. 72380 Puebla, Pue.

Correos: presenciaeditorialara@yahoo.com.mx

presenciaedittorialara@hotmail.com

Tel. (222) 2 34 19 11