Comer atún en lata podría provocar ciertas enfermedades, ten cuidado

(Escrito por Loretta Chantiri ).-El atún en lata es un básico de la despensa que casi nunca falta en casa ya que es bastante económico, proteico y siempre nos saca de un apuro cuando no tenemos nada preparado para comer; sin embargo, consumir en exceso este alimento tan común podría ocasionarnos una serie de enfermedades a largo plazo como problemas en los riñones entre otras afecciones a la salud.

Esto de se debe a la gran cantidad de mercurio que posee este tipo de pescado ya que es un elemento que se encuentra de manera natural en el ambiente y en algunos microorganismos que el atún consume como alimento.

Aunque también puede ser expulsado al aire mediante la contaminación, por ejemplo, a través de pesticidas, haciendo que una mayor cantidad de mercurio llegue al agua y sea absorbido por los peces a través de sus escamas y su piel concentrando aún mas los niveles de este elemento.

Este tipo de mercurio (metílico) se acumula más en algunas especies de peces y mariscosque luego consumen otros animales y las personas. Por ejemplo el consumo de tiburón, pez espada, caballa, o lofolátilo nodado no es muy recomendable ya que contienen altos niveles de mercurio.

¿Qué enfermedades nos puede ocasionar el atún en lata?

Según la Organización Mundial de la Salud, la exposición al mercurio es peligrosa para el desarrollo intrauterino. También puede ser bastante tóxico para el sistema nervioso e inmunológico, puede ocasionar enfermedades en el aparato digestivo, la piel, los pulmones, los ojos y como ya mencionamos, los riñones.

Y ya que el atún en lata contiene mercurio, puede resultar ser algo dañino, ocasionando enfermedades, especialmente para el sistema nervioso en su estado de desarrollo.

En California, por ejemplo, la Oficina de Evaluación de Riesgos a la Salud Ambiental (OEHHA) recomienda no excederse de comer atún en lata dos veces por semana y de preferencia sustituirlo por otros pescados bajos en mercurio como la trucha, las sardinas o el bacalao.

Bajo el mismo contexto, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA), las dos de Estados Unidos, aconsejan que las mujeres en edad fértil, las embarazadas, los lactantes y los niños pequeños eviten comer pescados con altos niveles de mercurio y mejor escojan las especies bajas en este elemento como también lo son los camarones, el salmón, el gado o abadejo y el pez gato.

De este modo tanto los niños como las personas en general, podrán aprovechar los beneficios del pescado que resulta muy útil e indispensable para la dieta.

Principalmente contiene proteínas de alta calidad, bajas grasas saturadas y grasas omega 3, que ayudan a la salud cardíaca y al crecimiento y desarrollo, especialmente de los más pequeños.

¿Qué producto es mejor?

Fernanda Alvarado, experta en nutrición, comentó a El Universal, que es preferible escoger las latas de atún que vienen “en agua”, y de preferencia evitar aquellos que vienen preparados, ya que además del mercurio, elevan los niveles de sodio.

También comentó que es recomendable comer el atún junto con alimentos como el cilantro o el perejil. Todo esto, para protegerse de la acumulación de mercurio.

Aunque finalmente, dejando de lado el tema del mercurio en el atún, recordemos que en el agua del océano y de los ríos pueden existir otro tipo de sustancias bastante contaminantes como la dioxina y los policlorobifenilos (PCB), ambas sustancias cancerí­genas y que están presentes en algunos tipos de peces.

Esto debido a la tremenda contaminación por plásticos que, al degradarse, desprenden químicos que repercuten negativamente en todo el ecosistema marino del que luego nos alimentamos.