Covid-19: ¿sirve tener un oxímetro de pulso en casa?

(GDA).-Una de las condiciones del nuevo coronavirus es que deja muchos infectados que no tienen síntomas y, por lo tanto, puede que todo el proceso del virus hasta la curación suceda sin que el huésped se dé cuenta.

Actualmente, la prueba PCR es la forma más eficaz para saber si está contagiado o no. Eso sí: la espera de los resultados lo obligará a mantenerse en confinamiento, pues, en caso de dar positivo, hay que cerrar el cerco epidemiológico lo más rápido posible.

A esa prueba, que, insistimos, es la que confirma o no la infección, se suman algunas herramientas médicas, sanitarias, que podrían alertarlo de que algo no está bien. Entre ellas están el termómetro y un instrumento llamado el oxímetro.

Este último fue descrito por el Consulado de Japón en Barcelona (España) como un arma clave en la lucha contra la covid-19 (enfermedad producida por el nuevo coronavirus), pero, ¿qué tan real es esa afirmación?

¿Qué es?

Lo primero que hay que decir es que el oxímetro es un invento japonés que tiene como función detectar el nivel de oxígeno en la sangre. Es decir, le dice si está saturando bien o no.

“Mide la saturación del oxígeno de la hemoglobina, que es una molécula que capta oxígeno, y mide qué porcentaje de la hemoglobina está combinada con oxígeno. Lo normal, para que una persona esté bien en cuanto a saturación,  es a partir del 90%”, explicó Javier Lasso, neumólogo de la Universidad Javeriana.

El experto fue enfático en aclarar que la herramienta “no detecta específicamente enfermedades, solo es usada en neumología para medir oxígeno en muchas enfermedades, como la neumonía, el asma, la obstructiva crónica”.

Así las cosas, promocionarlo como herramienta clave para la covid “no es una realidad, sobre todo porque esta tiene un espectro muy grande: desde los asintomáticos que tienen manifestaciones mínimas o no tienen (pérdida de olfato y gusto) hasta quienes desarrollan una neumonía”.

En la misma línea se mostró Jorge Cuéllar, epidemiólogo, docente de Enfermería en la Universidad El Bosque y quien explicó que el oxímetro es una herramienta “normal” dentro de hospitales y centros de salud, y que su ‘boom’ reciente se debe a que ayuda a mantener un control en los contagiados.

Entonces, ¿en qué ayuda?

Cuéllar resaltó que la función del oxímetro va más allá de la covid, “ya que puede ayudarle a hallar falencias en el funcionamiento de su cuerpo”,  pero que, centrándose en la pandemia actual, “da señales para tener cuidado”.

“La covid tiene sus propios indicios: fiebre, tos seca, pero hay personas que no presentan nada de esto así tengan el virus. Ahí es importante un oxímetro, pues podría decirnos que no estamos saturando bien, sin siquiera notarlo, y que debemos prestar atención, acudir a un centro médico y ver qué nos pasa”, manifestó.

Para el neumólogo Lasso, la utilidad del aparato, para esta época, depende de si se es positivo asintomático para el virus.

Muertes por covid-19 en Venezuela aumentaron a 851 este domingo

“Usted se contagia con el virus, pero no tiene mayores complicaciones y se puede quedar en casa. Lo que debe hacer, entonces, es monitorear la oxigenación en la sangre y, si esta baja de 90%, ir a centros médicos para que le pongan oxígeno”, dijo.

El oxímetro va más allá de la covid, ya que puede ayudarle a hallar falencias en el funcionamiento de su cuerpo

¿Se deberían tener oxímetros en la casa?

De entrada, el epidemiólogo Cuéllar manifestó que suele recomendarse para personas con enfermedades respiratorias crónicas. Además, añadió, es de de venta libre,  “cualquier persona puede adquirirlo”, y su precio oscila entre los 100.000 y los 150.000 pesos.

Él, personalmente, cree que el oxímetro es como un termómetro: “Si está dentro de sus posibilidades económicas, lo ideal sería tenerlo en casa, como un termómetro (…) Hay que educar a las personas sobre en qué momento es importante tenerlo y cómo usarlo”.

El neumólogo Lasso, por su parte, cree que no es tan necesario comprarlo: “Puede servir , sí; pero no es indispensable tenerlo”.

“Hay que insistir: el oxímetro no es exclusivo para la covid-19, porque niveles bajos de saturación no son exclusivos de la pandemia. Es como el tema de la temperatura: tener una temperatura alta no es algo único de la covid, puede ser una manifestación de la neumonía o del linfoma. Ambas herramientas sirven es para poner en sobreaviso”, complementó.

¿Cómo usarlo?

Si se decide a tener un oxímetro en casa sepa que estos son sencillos, de pila y portátiles.

“Funciona con dos diodos (componente eléctrico) que emiten dos tipos de luz: roja e infrarroja (cada una con una longitud de onda específica)”, afirmó Lasso.

Arriba del dedo están los diodos emisores de las luces y abajo, los receptores. Una de las luces le dice cuánta hemoglobina hay con oxígeno y cuánta sin oxigeno, y el aparato, con su algoritmo, compara cuánta luz de cada tipo se emitió y cuánta se recibió y entrega un porcentaje.

“La pinza se puede poner en cualquier dedo, generalmente en el índice, y también en el lóbulo de las orejas. Algunas cosas modifican el resultado, como hacer movimientos con los dedos o tener la uña pintada de negro, azul o verde”, aseveró Lasso.

Cuéllar añadió que, en los centros de salud, se pueden encontrar oxímetros mucho más grandes, “los cuales se higienizan constantemente ante la cantidad de pacientes”.