Comienza la campaña de vacunación contra la influenza con buena respuesta en los hospitales

CIUDAD DE MÉXICO.-Octubre 4 del 2020.- (SUN).— A sus 100 años, Santa Ana Osuna llegó al Centro de Salud T-III, ubicado en San Simón Ticumac, en la colonia Portales, para que le aplicaran la vacuna contra la influenza. “Quiero vivir más años, por eso me vacuno”, comenta mientras su hija dirige la silla de ruedas hacia la salida.

Debido a su edad, Anita, como le dicen de cariño, no tuvo que formarse en las largas filas alrededor de la clínica, pues en menos de cinco minutos personal de salud la vacunó, igual que a su hija, de 62 años.

“Es importante vacunarse (contra la influenza), más ahora con el coronavirus. Si podemos protegernos contra esta enfermedad, pues hay que hacerlo

Para las personas que no eran adultos mayores, niños menores de nueve años, mujeres embarazadas o personas con algún tipo de discapacidad, la espera es de entre 15 y 45 minutos. En caso de no llevar cartilla de vacunación o carnet de la clínica familiar, la enfermera a la entrada del centro de salud entrega un papel en el que indica la fecha, el nombre del paciente y la vacuna que se aplicó.

No bajar la guardia

Fernando Castillo, director de esta unidad médica, celebra que la población se acerque para recibir la inmunización contra la influenza, por lo que pide a los mexicanos no bajar la guardia y respetar las medidas de higiene y sana distancia, no sólo por el Covid-19, sino por esta afección respiratoria, para la que también, menciona el especialista, es necesario tomar acciones, como estornudo de etiqueta y lavarse las manos con frecuencia. “Es satisfactorio ver que la gente está interesada por recibir la inyección, hemos tenido mucha afluencia comparada con otras campañas (de vacunación)”.

“Además, recordamos a la población que las medidas de higiene y sana distancia no sirven sólo para prevenir coronavirus, sino para esta enfermedad de tipo respiratorio”, asegura.

Elena, de 74 años, llegó al centro de salud, ubicado en la alcaldía de Benito Juárez, acompañada de su hija y nietos. Se formaron, pero les informaron que la señora tenía prioridad. “Pensamos que sería más tardado, pero no. Aunque el tiempo es lo de menos, (ya que) lo importante es vacunarse. A mi mamá la pasaron rápido y a mí también, sólo mis hijos se quedaron en la fila porque tienen 16 y 19 años. “Todos debemos cuidarnos, más ahorita con el coronavirus. Si ya existe esta vacuna (contra la influenza), hay que reforzar la prevención”, cuenta Claudia, hija de Elena.

Apoyada en una andadera, la mujer de 74 años afirma que las vacunas son un mecanismo de protección contra enfermedades que, aunque se consideran de bajo riesgo, también pueden causar la muerte: “Las vacunas ayudan para no enfermar. Uno piensa que la influenza o el sarampión, no son graves, pero de niña yo tuve familiares que murieron de estas enfermedades”. “Por eso les puse todas sus vacunas a mis hijos, era mi responsabilidad, ahora me cuidan y me traen siempre que hay influenza”, relata Elena.

Incremento

Ivonne es enfermera en esta clínica y asegura que aunque cada año la gente llega para aplicarse la vacuna contra la influenza, en esta temporada invernal percibe un evidente incremento.

“Apenas arrancó la campaña y ya hay filas largas. En años anteriores la gente sí vino a vacunarse, pero no llegaban desde octubre. Había más gente en noviembre o diciembre, cuando ya sienten que es invierno, pero da gusto que ahora vengan desde que empezamos a vacunar”, expresa la enfermera.

Mitos

Estefani Siles, doctora de la clínica, invita a los mexicanos a no creer en los mitos que hay alrededor de la vacuna, puesto que, dice, no son ciertos. Existe evidencia científica de que previene la enfermedad o, en caso de contraerla, disminuye el riesgo de complicaciones y muerte, asegura.

“Hay muchas mentiras. Se propagó información de que si te pones la vacuna, te enfermarás, o que causa otros padecimientos como autismo. Es mentira, por eso pedimos a la gente no creer en estos mitos y mucho menos difundirlos”, asegura la doctora Siles.